Entrevistado por el portal Todo Provincial, el ex subscretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación durante la presidencia de Cristina Kirchner, Horacio Tettamanti, no sólo se pronunció ayer enfáticamente a favor de la explotación offshore de petróleo en el Mar Argentino, sino que cargó duramente contra la ONG norteamericana Greenpeace.

En tal sentido, el ingeniero naval tildó a la organización ambientalista de “fuerza de choque de las multinacionales para condicionar nuestro desarrollo”.

Tettamanti aseguró que en el Mar Argentino podría haber “otra Vaca Muerta”, y que las críticas de los ambientalistas no tienen sustento científico.

Por otra parte, el ex funcionario nacional fue consultado sobre las críticas de las organizaciones ambientalistas contra el offshore.

Fiel a su estilo frontal y apasionado, respondió: “Me preocupa el nivel de desconocimiento, hay críticas basadas en conceptos errados y desconocimiento absoluto. Mucha gente no entiende nada pero por las dudas se opone porque es más popular esa postura".

Tettamanti recordó que hace más de 50 años que Argentina explota el gas y el petróleo en el mar.

“El 20% de nuestra energía proviene en el mar. En esos 50 años no tenemos antecedentes de derrames. De todos modos si eso sucediera habría protocolos de mitigación. Es como si cayera un avión, por eso no vamos a prohibir toda la actividad aeronáutica", graficó.

“En la década del 70 Argentina era pionera en la tecnología offshore. La plataforma Mosconi de YPF fue una de las primeras en prospectar el mar, muchísimo antes que Brasil. Esto demuestra el nivel de retroceso que sufrió el país”, agregó el ex funcionario.

Petróleo offshore: para Tettamanti, “Greenpeace es una fuerza de choque de las multinacionales para condicionar nuestro desarrollo"

Estudio de la UNICEN

Sobre el estudio de ingenieros de la UNICEN advirtiendo que hay un 99% de probabilidades de derrames, Tettamanti dijo que eso carece de total sustento.

“Sólo en Argentina ingenieros podrían decir algo así, si es que algún ingeniero lo dijo.  Estos bloques están a 400 kilómetros de la costa, es decir que para Mar del Plata estaría a la misma distancia que Capital Federal. No hay ninguna posibilidad de que un derrame llegue a la costa. Además no sería el caso ya que estamos frente a una etapa de exploración”, indicó.

En tal sentido, dijo que si los estudios resultasen positivos, la Nación pasaría a sumar un patrimonio enorme.

¿Otra Vaca Muerta en el mar?

“Las estimaciones son de unos 200 mil millones de metros cúbicos. Estamos hablando de otra Vaca Muerta en el mar", sostuvo Tettamanti.

“Argentina es un país con déficit energético, actualmente ese déficit es de casi 15 mil millones de dólares. Este proyecto es fundamental en un país ahogado por la falta de dólares. Negarse a investigar sin que el Estado ponga un peso sería realmente algo desquiciado”.

Señaló que ya está comprobada la presencia de hidrocarburos líquidos y gaseosos en la plataforma argentina, pero todavía resta validarlo.

“Para eso debe concluirse la etapa de prospección que determinará su factibilidad y valor comercial. Debemos saber lo que tenemos y si se dan las condiciones necesarias para su explotación comercial", explicó.

En ese sentido, graficó: “Es como que una persona se entere que tiene diamantes debajo de la tierra de su patio. Solamente un loco se negaría a investigar qué hay. Más en un país donde más de la mitad de los niños están por debajo de la línea de pobreza”.

 -¿Qué opinión le merece Grenpeace?, se le preguntó.

“Yo creo que Greenpeace es una fuerza de choque, otra forma de colonizarnos. Como peronista estoy comprometido con el cuidado del medio ambiente pero de forma soberana", cruzó.

“Somos los argentinos los que tenemos que definir de qué forma debemos cuidar nuestro medio ambiente. Hace años que los piratas ingleses pinchan pozos en el mar cerca de las Islas Malvinas, con apoyo del Puerto de Montevideo, y nunca escuché nada por parte de esta organización”, disparó contra la ONG con sede en Canadá.

Tettamanti dijo que se debe tener en cuenta que del Mar Argentino que le corresponde al país con la última extensión de la plataforma, casi el 50% ocupado por una potencia militar que impide acceder a los recursos nacionales.

“Por lo tanto nos queda solo la parte sur y la parte norte. La operación offshore es muy compleja y requiere un apoyo en el continente. Si Argentina resulta atractiva para las empresas especializadas, el costo de explotar el Mar Argentino desde nuestro país sería mucho menor que hacerlo desde una base pirata en Malvinas por lo que también significaría para Argentina un paso adelante en la lucha por la soberanía. Si abandonamos nuestro petróleo seguimos fortaleciendo la economía de los kelpers”, concluyó.