El presidente Alberto Fernández, se reunió este jueves por la tarde con el jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Germán Martínez, para hablar acerca de diversos proyectos de ley, principalmente el llamado "Impuesto a la renta inesperada", que el oficialismo intentará tratar en el Congreso a fines de junio. 

Luego de la reunión, Martínez realizó una serie de declaraciones ante los periodistas acreditados en Casa Rosada, en donde manifestó: "Hablamos de renta inesperada y lo que queremos es empezar a tratarlo en el menor tiempo posible". 

"Creemos que es un debate importante, nos interpela a todos", dijo el diputado y aseguró que algunos  especialistas concurrirán a Diputados para exponer sobre el proyecto. "Vamos a tratar de escuchar la mayor cantidad de voces sobre ese tema". 

Consultado por los periodistas acerca de la viabilidad del proyecto, ante la previsible postura en contrario de los diputados opositores, Martínez contestó: "Tengo la obligación de pensar que es viable" y refirió que irá a "hablar con todos los bloques".

En este sentido consideró que "es absolutamente justo el planteo hecho por el Presidente", y expresó que el proyecto que envió el Poder Ejecutivo "es una herramienta muy válida", en un tiempo donde hay "enormes procesos de desacoples en los precios relativos, básicamente en energía y alimentos". 

Sobre este mismo tema, Martínez concluyó: "hay sectores y empresas vinculadas a estas áreas que están teniendo una renta muy superior a lo que tiene que ver con la productividad o con el desarrollo de la fuerza productiva". 

De qué se trata el proyecto para gravar la de renta Inesperada

El Impuesto a la renta inesperada, es uno de los proyectos de ley que impulsa el oficialismo para intentar redistribuir las ganancias extraordinarias que obtuvieron algunos sectores, debido al contexto de la guerra entre Rusia y Ucrania, que produjo importantes aumentos en algunos commodities, principalmente alimentos, gas y petróleo. 

Los aumentos se dieron principalmente debido a que tanto Rusia como Ucrania son grandes exportadores al mundo de esos insumos básicos. Ucrania en el área alimentos y Rusia en el sector energético. 

Inmersos en el conflicto armado, vastas zonas productivas de Ucrania se encuentran inaccesibles y por su parte Rusia toma diferentes medidas frente a las sanciones aplicadas por los países de Occidente. 

Básicamente el gobierno ruso respondió cortando el suministro de gas a varios países de Europa, que dependen en gran medida de los yacimientos ubicados en territorio ruso. 

Como era de esperarse, los productores argentinos además de obtener una renta extraordinaria por este contexto, lejos de desacoplar el precio internacional que se disparó en dólares, trasladaron las subas a los precios internos de nuestro país, complicando aún más la situación de alta inflación que atraviesa Argentina.

El impuesto impulsado por el oficialismo intenta entonces, mediante un impuesto, obtener parte del beneficio superlativo que obtuvieron los productores de estas materias primas.