El presidente Alberto Fernández habló esta mañana con un portal de noticias, en donde dio una serie de inesperadas declaraciones con respecto a la vuelta a clases, luego del debate que se dio esta semana, a partir de que el gobierno de la Ciudad impulsa la vuelta a clases para el 17 de febrero. 

Según se supo, el presidente instruyó al jefe de gabinete Santiago Cafiero, para que el ministro Nicolás Trotta prepare el regreso a las clases presenciales con protocolos, a partir de que UNICEF y la Organización Mundial de la Salud manifestaran las recomendaciones sobre la necesidad de promover el paulatino retorno a la presencialidad escolar.

En esta línea el presidente dijo durante en la entrevista: “hemos decidido que las clases vuelvan con los cuidados del caso, por eso estamos en condiciones de confirmar que en marzo las clases se iniciarán. Le he pedido al ministro que el plan de estudio sea revisado para que en el transcurso de este año, se puedan recuperar los contenidos que durante 2020 pudieron haber quedado soslayados producto de las restricciones. Estamos elaborando esa planificación y la presentaremos en los próximos días”.

En este sentido, remarcó que el regreso a clases "es para mí un aspecto prioritario en este año. Hay razones de desarrollo de los chicos que así lo exigen. Pero también hay razones de desarrollo social que lo hacen imperativo. Perder un año de educación y conocimiento es muy grave para cualquier sociedad y eso es algo que no nos podemos permitir”.

Sobre los riesgos que existen sobre los docentes declaró que está previsto que todos los docentes reciban la vacuna junto al personal de seguridad: “El propósito es minimizar en ellos cualquier posibilidad de que contraigan la enfermedad y que puedan trabajar tranquilos y seguros”