El jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, convocó a sus pares de la Ciudad, Felipe Miguel, y de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, en Casa Rosada por el cumplimiento de las medidas restrictivas que se tomaron por la segunda ola del coronavirus que mantiene en vilo a todo el país.

El próximo viernes vencerá el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó el presidente Alberto Fernández y por el que se generó una fuerte disputa con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la presencialidad escolar a la que el gobierno porteño decidió desobedecer y acudir a la Justicia.

Si bien los tres funcionarios no realizaron declaraciones una vez culminada la reunión, fuentes allegadas a Casa Rosada notificaron que la reunión se dio en buenos términos y que ambos coincidieron en reforzar los controles para poder reducir la circulación y que el coronavirus no continúe expandiéndose en el Área Metropolitana de Buenos Aires

Las pocas camas que dispone la Ciudad de Buenos Aires ante la escalada de casos junto a la alta demanda de oxígeno que se registró en las últimas horas también en la Provincia fue otro de los temas que se trató. 

Luego de la última reunión en Casa Rosada con los expertos epidemiológicos que se realizó este lunes por la noche, comunicaron al Gobierno la "alta tensión" que está teniendo el sistema de salud en las últimas horas. Una de las demandas que más preocupa es la elevada ocupación de camas UTI que en la Ciudad alcanzó al 85% y que en varios hospitales no están pudiendo cumplir con todas las demandas de los pacientes.

En conferencia de prensa, este lunes el ministro de salud del gobierno de la Ciudad, Fernán Quirós, alertó que en el caso de no reducir los casos "vamos a tener que hacer algo". Sin embargo, coincidió con su jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a la hora de expresarse sobre la presencialidad escolar y asegurar que "lo último en cerrarse serán las escuelas"