La polémica conductora Viviana Canosa, fue imputada por presunto "ejercicio ilegal de la medicina o delito de curandería", tras beber de una botella dióxido de cloro, en su programa "Nada Personal", en vivo por Canal 9.

Quien denunció a Canosa fue el diputado de Frente de Todos por Neuquén, Mariano Mansilla, y es por este motivo que se la imputó luego de su irresponsabilidad mientras estaba al aire.

Cabe destacar que la práctica de consumo de dióxido de cloro fue impulsada por un gran grupo de personas que asistió a la marcha del 17 de agosto, que tuvo lugar el pasado lunes en el Obelisco y distintos puntos del país.

Una de las postales más polémicas de la marcha del 17A
Una de las postales más polémicas de la marcha del 17A

 

 

 

El abogado de la conductora, Juan Manuel Dragani, buscó justificar el insólito accionar de su defendida, desviando el foco de la discusión central, la ingesta de dióxido de cloro, algo que está comprobado que es altamente tóxico: "hay una animosidad (contra Viviana Canosa), recibe políticos de todas las esferas, no tiene pruritos en decir lo que piensa y creo que eso genera molestias. Pero hay colegas de ella que inclusive responden a intereses políticos y son asalariados a líneas de pensamiento y Viviana no, eso creo que despierta envidia, su independencia, su verborragia y su condición de mujer"

Días más tarde, luego del bochornoso acto de la periodista, se reportaron dos fallecimientos, de un hombre en Jujuy y un niño en Neuquén, debido al consumo del químico. 

Además, la Asociación Toxicológica Argentina y otras instituciones científicas han advertido que la ingesta de esos químicos, emparentados con la lavandina común, no sólo no combaten ninguna patología, sino que es perniciosa para la salud.

Por último, el abogado en diálogo radial con la Once Diez, agregó que esperan el sobreseimiento y sentenció: "La denuncia que se formuló en su contra es poco seria y es faltarle el respeto a la Justicia"