El abogado del comerciante denunciado por violar a una joven venezolana en una entrevista laboral aseguró que la implicada "fue a vender un favor sexual" cuando se dirigió hacia el local de ropa ubicado en el barrio de Balvanera, y desestimó los informes de peritos especializados forenses que certificaran "lesiones compatibles por violación".

"Hay una chica en estado de vulnerabilidad de 18 años que lo que está buscando es un modo de sustento, un trabajo. Me parece que ante la necesidad no tenía muchos recursos para negarse a algo así", consultó el conductor del noticiero de Telefé Adrián Puente.

"Esa es la versión que dice ella, pero lo que dice mi cliente es que ella fue a vender un favor sexual. De blanco pasamos a negro, no hay grises", respondió el abogado Osvaldo Cantoro

Y añadió: "El presunto abuso de entrada se caratuló como simple, pero el único que habla de relación sexual y consentida es mi cliente", añadió el abogado.

¿Cómo fue el hecho que denunció la joven?

El episodio sucedió en la calle Paso al 600, el pasado sábado 23 de enero. Allí fue citada la joven para la supuesta entrevista laboral, a través de una serie de mensajes de Facebook, con un hombre que se hacía llamar Santiago. 

En principio le habría ofrecido cenar el viernes a la noche "para hablar de trabajo", sin embargo la joven rechazó la propuesta, y terminó acordando para el sábado por la mañana. 

Finalmente, luego de la entrevista, la joven comenzó a trabajar normalmente, en el local dedicado a la venta de indumentaria del rubro de la medicina. Según relató la joven a lo largo de la jornada, el acusado le ofreció varias veces “un vaso de gaseosa o de jugo” que finalmente aceptó cerca del mediodía.

Luego de esto, la chica se comenzó a sentirse mal tras ingerir la gaseosa. “Creo que el dueño de donde trabajo me drogó porque me siento mareada”, fue el mensaje que le escribió la chica a su hermana, junto a la dirección del lugar donde estaba trabajando. 

La hermana dio aviso a su madre, quien se dirigió inmediatamente al lugar y llamó a la policía. Cuando los efectivos arribaron encontraron el lugar con la persiana baja. Luego de llamar repetidas veces sin respuesta, decidieron derribar las puertas. 

Una vez adentro, detuvieron al hombre y dieron con la joven tirada sobre una escalera en el fondo del comercio con el torso desnudo y supuestamente bajo el efecto de psicotrópicos. Al lado estaba el dueño del negocio, que no se llamaba Santiago y fue identificado por sus iniciales como I. H. G. M.,

“Estaba drogada, con la ropa sucia, el torso desnudo y colocada así nomás una remera del hombre. La encontramos con la ropa interior mal puesta, descalza y con los cabellos revoltosos”, aseguró la madre de la víctima.

La víctima fue llevada al hospital Ramos Mejía, donde fue atendida por una médica legista para determinar si había sufrido abuso sexual. 

La causa se abrió inmediatamente y quedó a cargo del Juzgado Criminal y Correccional 15 a cargo de la jueza Karina Zucconi, quien imputó al hombre por el delito de abuso sexual simple. Lamentablemente le concedió la libertad, al supuesto abusador. Mientras que la joven y su madre fueron asistidas por un gabinete psicológico, indicaron fuentes de la causa.

“Mi hija está muy mal porque le dieron la libertad al hombre. Ella está ahora con asistencia psicológica”, afirmó la madre de la joven.

 La mujer también pidió justicia para su hija: “Es un violador que no debería estar suelto, sino estar preso esperando el juicio. La Justicia nos dijo que está libre porque no tiene antecedentes”.