Después de su declaración ante la Justicia en Comodoro Py, en donde aseguró que no le ofrecieron aplicarse la vacuna Sputnik V contra el coronavirus "por debajo de la mesa", la escritora Beatriz Sarlo continúa generando polémica sobre el tema, esta vez mediante una columna que escribió en Diario Perfil.

Luego de declarar: "Me autocritico fuertemente, no tendría que haber usado esa expresión", la escritora lejos de querer terminar con el tema, dejó frases que contradicen su arrepentimiento: "Es raro que 'por debajo de la mesa' haya sufrido tantas distorsiones semánticas. La frase es demasiado fácil y quienes hablamos castellano del Río de la Plata la entendemos rápido, salvo que una parte de nuestra capacidad lingüística esté ocluida", escribió.

La esposa del gobernador Axel Kicillof, Soledad Quereilhac, a quien se le ocurrió incluirla a Sarlo en la campaña de concientización para generar confianza en la vacuna que nunca se llevó a cabo, había declarado luego de la operación mediática: "Lo cierto es que, para sobreactuar su honestidad, Beatriz Sarlo no ha tenido otro recurso que cacarear mentiras en los medios".

La escritora recogió el guante y le respondió en su artículo de manera irónica: "Cacarear es una divertida metáfora que me animaliza convirtiéndome en gallina, ave que es portadora de mis mejores recuerdos de infancia y, a lo mejor por eso, cacareo desde entonces. No me sentí ofendida cuando a alguien se le ocurrió que yo, con mi voz baja, podía ser capaz de cacarear. Hoy es un verbo más barrial que rural, pero gallineros puede haber por todas partes, incluidos los balcones y livings".

"Los usos barriales de la lengua están en nuestras mejores tradiciones, entre ellas y en primer lugar, el tango. Falta que alguien inmortalice el episodio en una milonga cuyo título propongo: 'El cacareo de la enana", añadió.

Por último, sobre la frase que generó la polémica, declaró: "La frase, verdadera y totalmente comprensible en el castellano coloquial, fue el pedazo de carne que les faltaba a quienes me criticaban no por esa frase sino por haber hecho público que esos ofrecimientos existían. En el lenguaje que también usan las redes sociales, la frase 'debajo de la mesa' no es ni elitista, ni incomprensible. Es simplemente una expresión metafórica".

 

Data Diario on Twitter