El sábado pasado fue el regreso de Mirtha Legrand a la TV luego de más de 9 meses de aislamiento en su casa debido a la pandemia de Coronavirus. La diva participó del programa que es conducido por su nieta, Juana Viale, quien reemplaza a su abuela debido a que es factor de riesgo.

Sin embargo, el regreso de Legrand a la pantalla de Canal 13 se vio opacado por un particular momento que se llevó todas las miradas en el final del programa y que sorprendió incluso a Viale, a ella misma y a su hija, Marcela Tinayre, quien estuvo por unos minutos sentada en la "mesaza".

Juanita Viale quedó estupefacta al ver ingresar al estudio con un ramo de flores a su hija Ámbar de Benedictis, de tal modo que no pudo disimular sus caras de asombro e incomodidad ya que no estaba avisada de que iba a suceder eso en un pasaje del programa.

Cuando se apagaron las cámaras, la conductora empezó a los gritos contra su hermano Nacho Viale, productor del ciclo: "¿Quién decidió esto sin consultarme? "Ya sabes como son las cosas y esto para mí no iba sin hablar conmigo".

En diálogo con Los Ángeles de la Mañana, Tinayre contó que las expresiones de Juanita fueron "porque la sorpresa la desencajó" y la justifico al decir que "más la emoción de ver entrar a su hija. Y súmale todo el programa que había sido de una enorme emoción".

Juana no pudo disimular su cara cuando entró Ámbar y Marcela la mandó al frente con el por qué

Lo cierto es que el escándalo siguió una vez que las cámaras se apagaron.