En el día de hoy, la foto de un ticket de un restaurante se transformó en la imagen viral del día. Se trata del consumo de una familia porteña, compuesta por tres adultos y dos menores, que comieron en un restaurante de la provincia de Córdoba

“Hola gente linda: aquí comparto algo que me sucedió hoy por la noche. Fui a cenar a Fogón Criollo y esta es la cuenta que aboné. La comparto para que piensen antes de ir hasta este lugar ¡Te cobran casi hasta por respirar! Éramos tres adultos dos menores. $8720. Y encima la cuenta es incorrecta...”, señaló Andrea Arrozpide. 

La mujer había ido a cenar a un restaurante de la zona de Huerta Grande, para probar el típico cabrito. Sin embargo, ella, su marido, su madre y sus dos hijos, pasaron un mal rato al momento de pedir la factura. el total superaba, los 8 mil pesos. 

En el detalle de la cuenta se puede ver el precio de cada cosa y les cobraron hasta el hielo: $710 los ñoquis de manteca, $2.200 el asado, $480 una ensalada mixta, $330 las empanadas de carne, $3.650 el cabrito cordobés, $160 la gaseosa, $620 un vino, $190 una soda y $80 el hielo.

La mujer denunció que los chicos fueron a sentarse a una mesa mientras terminaban de estacionar el auto, y de manera inconsulta le sirvieron gaseosa y empanadas a los menores. 

“Cuando nos sentamos ya teníamos eso puesto en la mesa. El problema fue la cantidad y la calidad ¡Las porciones eran mínimas y recalentadas! Nos trajeron todo junto en la misma parrillita y se notaba que era carne a la que le habían dado una segunda oportunidad”, escribió la mujer indignada. 

“Nosotros pagamos y dejamos propina porque es lo que corresponde, pero no está bueno. Siempre venimos de vacaciones a Córdoba porque nos encanta, pero se aprovecharon de la situación”, afirmó la mujer.