Investigadores de la Universidad de Yale, dieron a conocer un estudio en el día de hoy, a través del cual, mediante una prueba simple con las manos, se puede descubrir una condición vascular grave. 

Se trata de una prueba rápida y efectiva y permite saber si una persona padece sin saberlo de un aneurisma aórtico ascendente, una dilatación potencialmente fatal de las principales arterias del corazón. 

El estudio fue dirigido por un grupo de cardiólogos, y la prueba la puede hacer cualquier persona con tan sólo la palma de una mano.  El procedimiento es simple: levantando una mano y manteniendo la palma plana, el paciente flexiona el pulgar lo más posible a lo largo de la palma. Lo normal es que el pulgar llegue hasta el centro de la mano, pero si cruza más allá del borde más lejano de la palma, el paciente puede estar albergando un aneurisma oculto.

Poder realizar este movimiento es un indicio de que los huesos largos de un paciente son excesivos y sus articulaciones están laxas, señalando posibles signos de enfermedad del tejido conectivo en todo el cuerpo, incluida la aorta. 

El doctor John A. Elefteriades, profesor de cirugía William WL Glenn en Yale y autor principal del nuevo estudio, manifestó: “El mayor problema de la enfermedad por aneurisma es reconocer a las personas afectadas dentro de la población general antes de que se rompa el aneurisma"