La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, pasó un incómodo momento en TN cuando el periodista Mario Massaccesi la acorraló con la iniciativa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de privatizar el plan de vacunación contra el coronavirus y repartir vacunas a obras sociales.

Todo empezó cuando el periodista consultó si desde el Gobierno que preside Horacio Rodríguez Larreta se encontraban monitoreando la distribución logística de cada una de las vacunas y como Bullrich esgrimió que ella no es funcionaria de CABA, el conductor lanzó una incómoda consulta. 

"Ustedes están criticando desde el PRO un sistema a nivel nacional, por lo que ustedes deberían chequear desde el Gobierno de la Ciudad. Cuesta levantar un teléfono nada más, Patricia", argumentó.

Y Bullrich respondió: "Le voy a contestar que está el mecanismo de trazabilidad claro, que quiere decir que cada vacuna tiene un destinatario de acuerdo a las personas de las obras sociales o los hospitales y de comunidad que anotan a los mayores de 80 años y que esos listados son verificados por el Gobierno de la Ciudad".

Pero la respuesta un tanto incómoda de la exministra de Seguridad no convenció del todo a los periodistas que insistieron con el caso del secretario del Sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, quien se vacunó por ser presidente de dos obras sociales y que, según Bullrich, "le sacó la vacuna a algún trabajador que debía recibirla y por eso hay una sanción clara".

"¿Cuál es el tipo de sanción?", consultó el periodista, poniendo nuevamente en aprietos a la exfuncionaria. "Yo no tengo detalles de cuáles fueron los mecanismos administrativos que utilizó el Gobierno de la Ciudad para sancionarlo", se excusó.