La fuerte suba de contagios de coronavirus que se dio en las últimas semanas, se refleja en el agotamiento del personal de Salud, que desde el mes de marzo del año pasado, se encuentra en la primera línea de fuego en la batalla que se libra contra la pandemia. 

Una imagen que ilustra este drama que viven los agentes de salud se viralizó en las últimas horas: una enfermera llamada Elena Gómez, que se desempeña como testeadora en el hospital San Roque de Esquina, provincia de Corrientes, fue fotografiada en un breve descanso que tomó en una jornada que llegó a hisopar a 200 personas en el lapso de 8 horas. 

 

"Estaba en la guardia y, en un momento de agotamiento, me senté, respiré hondo y pude decir: ‘Gracias, Dios, por otro día’; en ese instante mi compañero me tomó la fotografía" , detalló la enfermera luego de que su imagen se hiciera viral. 

La toma fue realizada del 6 de enero, ese día su jornada laboral comenzó a las 8 y, para las 11, ya había hisopado a 99 personas. Cuando terminaron ella misma se enteró de los 200 hisopados por un diálogo con un compañero, el mismo que tomó la imagen. 

"Sentía que me iba a desvanecer, mis piernas estaban muy cansadas y le pedí a un paciente que me esperara dos segundos porque no me sentía bien. Pedí a uno de los chicos un sorbete, que me paso por el costado del barbijo mientras tomo agua", amplió luego su relato. 

 Elena se mostró enojada con la población en general, por la despreocupación y el relajamiento reinante. Por último remarcó que le preocupa la salud de su madre y sus abuelos: "Pienso en ellos y que los podemos contagiar, los veo muy poco desde que todo esto empezó y da mucha bronca cuando vemos fiestas y reuniones".