Un alarmante hallazgo sucedió en la provincia de Córdoba: el Ministerio de Salud provincial y el Instituto de Virología José María Vanella, encontraron restos de la variante Delta del coronavius en el agua residual, que desemboca en la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande, a 25 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

La información fue confirmada este lunes por el médico infectólogo Hugo Pizzi, quien detalló que el Ministerio de Salud cordobés, junto con el Instituto de Virología José María Vanella realizaron una "vigilancia epidemiológica en los efluentes cloacales y se encontró secuenciación del virus delta".

Los especialistas tomaron las muestras en la planta de Bajo Grande ya que el COVID-19 se elimina con las heces. "El virus siempre está en la materia fecal, por eso los chinos comenzaron a hacer hisopado anal, porque el virus persiste más tiempo en el recto", remarcó el infectólogo. 

Por este motivo, el experto volvió a recomendar que las personas contagiadas no compartan el baño. Pero que "si es un solo baño hay que higienizarlo cada vez que lo use el enfermo".

La situación variante Delta en la provincia de Córdoba ya registró 78 contagiados y 2 fallecidos, uno de ellos era el "caso 0", que provocó una catarata de contagios.