Marta y José Luis se enamoraron hace 45 años y nunca se separaron. La vida les dio alegrías y tristezas. Pero una de los más duros golpes lo recibieron en agosto de 2020 cuando ambos fueron internados por coronavirus. Ella fue la que peor la pasó, porque permaneció en terapia intensiva durante varios días y estuvo a punto de ser intubada, mientras que él estuvo en una sala común. Pero con el correr de los días, pudieron superar los síntomas más fuertes y en febrero de este año fueron vacunados con la Sputnik V.

"La vacuna nos salva, nos vacuna y nos protege. Ser antivacuna es ignorancia pura. No es un tema científico es un tema ideológico. La ciencia está al servicio de la humanidad", aseguraron al periodista Mauro Fulco, en un informe para C5N.

Marta recordó también que hace unos años atrás "hubo gente que mandaron a lavar platos a los científicos y ahora son los que nos están salvando", y confesó: "Jamás se me hubiera ocurrido preguntar de dónde venía la vacuna".

Ambos contaron la anécdota cuando se enteraron que llegó el vuelo de Aerolíneas Argentinas con la primera tanda de las dosis de la Sputnik V. "Aplaudimos como locos cuando salió el primer avión de Aerolíneas a buscar la vacunas. Nos llamaron a las 11 de la mañana del lunes ya las 3 estábamos vacunados", relató la mujer. 

La pareja vive en General Rodríguez, en la Provincia de Buenos Aires y fueron inmunizados contra el Covid-19 el pasado 22 de febrero. Cuentan que lo que más extrañan es poder respirar el aire sin el barbijo y abrazar a las personas "sin pensar en el virus"

"Me siento más libre y más protegido. Estoy esperando que venga la orden que ya esta el 60 % de la población vacunada para sacarme el barbijo y abrazar a los amigos. Ahora me siento feliz y quiero dar un abrazo", aseguró José Luis.