El último médico personal de Diego Armando Maradona, el doctor Leopoldo Luque, quedó en el centro de la escena por la última filtración de audios de Whatsapp, que el portal Infobae dio a conocer. 

En el día del fallecimiento del astro del fútbol mundial, Luque demostró con sus expresiones, la poca responsabilidad y despreocupación por la salud y la integridad de su paciente. 

Luque intercambiaba mensajes con la psiquiatra Agustina Cosachov, a través de quien se enteraba como transcurría los últimos momentos del Diez. A su vez, él se comunicaba con un socio para comunicarle lo sucedido: "Tranca vos, yo estoy por la autopista ya. Parece que está muerto. Posta que está muerto. Barrio San Andrés, tenés que pasar viste el que vamos siempre, Santa María de Tigre. Tenes que seguir por esa, seguir, seguir por esa calle hasta llegar a Italia. Esta sobre Italia. Ahora yo te paso la ubicación”.

Luego la situación se iba filtrando a los medios, y uno de sus contactos personales, le envió una captura de pantalla de un medio que estaba cubriendo los últimos acontecimientos. 

"Si boludo parece que hizo un paro cardiorrespiratorio y se va a cagar muriendo el gordo. Ni idea que hizo. Yo estoy yendo para allá”, escribió en tono insólito

Luego volvió a comunicarse con la psiquiatra, que se encontraba angustiada, “Tranqui. Trata de bajar. Esto es así, es así. Es un paciente complejo y bueno, va a pasar lo que tenga que pasar. Nosotros vamos a estar ahí a bancar la que venga”, afirmó.

"Ya está. Hicimos lo que teníamos que hacer, Agustina. Estaba la familia al tanto de todo, todos en comunicación. Son pacientes así, muy difícil. Nada, lo único que te pido es que me avises si se van de ahí y para donde van así yo voy directo. Lógico que si sobrevive. Porque por cómo está el panorama está complicado. Si se quedan en la casa, a veces porque creen que no toleraría un traslado”, finalizó la última comunicación.