El periodista del Grupo Clarín, Nicolás Wiñazki, relató un incómodo momento que vivió en un restaurante de Ciudad Jardín, el pasado 9 de diciembre, pero que recién ayer hizo trascender. Se trata del local de comidas Graf Zeppelin, que le impidió el ingreso a él y su familia. 

“Me pegaron en la calle, recibí insultos fuertes, tuve unas cuantas discusiones, pero nunca imaginé que podía pasarme algo así”, comenzó a contar el periodista en diálogo con el portal Teleshow. 

 “Era la primera vez que salía a cenar con mi familia, estaba mi mamá, mi suegra, mis hijos, y cuando le dije cuántos éramos me dijo que no me iba a poder atender”, contó.

“Enseguida me di cuenta que era por mi laburo”, continuó Wiñazki, “y lo primero que me salió decirle es ‘vine siempre a este lugar.’” Según relató Wiñazki, el dueño del lugar le habría dicho: “No sos más bienvenido acá”

“Mi esposa se enojó más que yo”, indicó el periodista ahora, “y hoy me hizo notar que el dueño nos dijo que le habíamos hecho mal a la Argentina. La verdad, un disparate”. Wiñazki cerró su relato diciendo. “Nunca me peleé y no quería arruinar ese momento familiar en el que mi hija había egresado del jardín, pero es una Argentina delirante."

Luego de su relato, Wiñazki lamentó el escrache que sufrió Dady Brieva en las marquesinas de su obra de teatro. “Son cosas que no tienen que pasar. Nadie sabe a quién voté y no debería importar, ni influir en las relaciones humanas”

Según algunas versiones, el dueño del local gastronómico, no lo habría dejado ingresar debido al número de acompañantes, ya que eran más de las permitidas por protocolo.