Esta tarde el programa que conduce Sebastián Vignolo por la señal ESPN, tuvo un momento tenso al aire cuando éste le preguntó a Oscar Ruggeri "¿Te gusta el vermouth?”. El ex entrenador le contestó afirmativamente, a lo que Vignolo insitió: “¿A usted le gusta el brunch?

Ante esta expresión Ruggeri no se quedó callado y estalló: "¿Por qué no hablan como corresponde? Ma’ qué brunch, ¡picada! Vos decís ‘está la picada’ o ‘vengan que está el brunch’. Si no, váyanse a Estados Unidos”, dijo con enojo. “¿Nunca te invitaron a un brunch”, le preguntó para pincharlo Vignolo. 

No, nunca me invitaron a un brunch. Me quieren convencer, se hacen los cancheros, y son todos del Interior, del bar, de la picada, salamín, pa, pa, pa... Brunch, déjense de romper. Hablen bien”, expresó. 

“Pero si estamos hablando bien”, le dijo el Pollo. “¿Qué vas a estar hablando bien si no entendemos? ¿Qué es un brunch?”, contestó el Cabezón. “No es ni almuerzo ni cena. Es un brunch”, planteó Vignolo. “Es la mezcla de los dos. ¿Por qué no te adaptás a eso?”, insistió. 

"Hablen bien, con los quilombos que tenemos, hablen bien”, siguió casi ofuscado el campeón del mundo en México 1986. “Pedile a tu mamá que te arme un brunch”, lo llevó el periodista a que levantara otra vez la temperatura. “¡Qué le voy a pedir, me dice ‘ahí tenés el salamín, cortátelo’. Así no vamos a mejorar. After office, home office... ¡trabajo de casa, decí!. Decímelo en español”, 

"¿Qué es el after office?”, interrogó Vignolo. “Sí sé qué es, es después de la oficina, ¿pero no podemos decir después del laburo vamos a tomar algo? After office, con los líos que tenemos en la cabeza...”, respondió. “Tus hijos deben de decirlo”, volvieron a aguijonearlo. “En mi casa no. En mi casa qué van a decir... After office, dale que está el bruch... Digo ‘terrible picada hoy... No me digan que hay que hablar en inglés”, concluyó.