Un equipo de profesionales del Hospital El Cruce, de Florencio Varela, realizaron una remodelación craneal a un bebé llamado Damián, que nació con una malformación genética: su cabeza estaba deformada y sus dedos de las manos y los pies estaban pegados. 

El niño padecía de síndrome de Apert, un trastorno que hace que los huesos del cráneo se cierren antes de tiempo, lo que impide un correcto desarrollo del cerebro. Su cuadro era complicado: tenía una craneoestenosis sindromática que hacía incluso que uno de los ojitos saliera de su órbita. 

Sus padres estaban muy preocupados, ya que con apenas dos meses de vida tuvieron que internarlo. En declaraciones a medios locales, el papá relató: "Empezó con problemas respiratorios, tenía neumonía por eso fue internado en el Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora. Estuvo en coma y luego fue derivado a El Cruce, y hace seis meses que está internado. Y gracias a Dios y los doctores fue operado del problema que tenía en la cabecita. Tenía su frente hundida, y tenía uno de sus ojos salido para afuera"

Realizaron una remodelación craneal a un bebé con malformación congénita en un hospital público

Luego de una cirugía de tres horas, el equipo interdisciplinario realizó la remodelación craneal y se colocaron placas absorbibles. El equipo estaba integrado por el neurocirujano infantil Dr. Fidel Sosa, el Dr. Leonardo Piraino, la Dra. Florencia Montefinal Insúa y la cirujana plástica la Dra. Sofía Nadal.

El doctor Piraino indicó: “lo que se realizó fue remoldear la frente de ambas órbitas superiores y se volvieron a colocar en avance fronto orbitario para que el cerebro que está comprimido por la falta de desarrollo del cráneo pueda expandirse"

En este sentido explicó: "Lo que hicimos fue ampliar la frente y ambas orbitales a través de una osteostomía: se corta el hueso frontal y ambos huesos orbitales se remoldean en la mesa quirúrgica, y lo volvemos a colocar en avance fronto orbital. Se trata de una cirugía maxilofacial infantil de alta complejidad

Ya pasaron tres semanas desde la intervención y el pequeño evoluciona favorablemente en internación. Aún faltan las intervenciones para solucionar el problema de los dedos de las manos y los pies.