El crimen de Fernando Báez Sosa, que sacudió a la sociedad argentina durante el último verano, sigue generando repercusiones. 

Los 9 rugbiers continúan separados del resto de los presos en el penal de Melchor Romero en La Plata. Es por esto que cuando salen al patio del penal, es el único momento en que tienen contacto con los demás reclusos. 

Según reveló, Javier Thompsen, padre de Máximo Thompsen, en diálogo con Telam, cuando salen al patio los reclusos "les gritan asesinos."

Los rugbiers fueron trasladados allí, luego de su paso por el penal de Dolores.