La línea telefónica 144 surgió para dar respuesta a las mujeres que sufren violencia de género. No sólo se utiliza para comentar los casos abuso físico, sino también las violencias simbólicas, laborales, económicas y también institucionales. 

La iniciativa del Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad de capacitar y profesionalizar a las personas que trabajan en la línea que se encuentra activa desde 2013, surge con el fin de poder comenzar a reducir la tétrica cifra de femicidios en el país. Actualmente, una mujer es asesinada cada 30 horas.

La línea 144 brinda atención las 24 horas, de manera gratuita y en todo el país, pero cabe resaltar que no es un espacio para formalizar las denuncias, sino que sólamente funciona como un espacio de asesoramiento y contención en situaciones de violencia de género. 

Según la directora Nacional de Asistencia Integral a las víctimas de violencia por razones de género del Ministerio de Mujeres, Marta Linares, quien brindó información del funcionamiento para el portal de noticias El Destape, las responsables de atender las llamas son trabajadoras sociales, psicólogas y abogadas capacitadas en perspectiva de género. 

Ellas podrán brindar asesoramiento en caso de querer efectuar una denuncia o armar estrategia judicial, como también brindar contención en términos más emocionales o psicológicos. La atención se adaptará al caso y al pedido específico de la víctima.

Qué pasa si llamo a la línea 144

Al comunicarse con la línea, tanto por llamada como por WhatsApp, la persona será atendida por profesionales que le sabrán indicar qué hacer dependiendo de su situación. La llamada puede ser anónima o se pueden dejar sus datos para que quede registro de lo ocurrido. También puede llamar un tercero de confianza .

Ante cada llamada, los y las trabajadoras de la línea tienen en cuenta dos vectores: el consentimiento de la persona (siempre hablando de personas mayores de edad) y los indicadores de riesgo. Si es menor, se articula con los organismos de niñez para avanzar en el caso.

Desde la línea 144 eligen no tener un protocolo o una ruta crítica, sino que buscan elaborar una estrategia personalizada. No todas las personas quieren realizar una denuncia, y no por eso no se les puede brindar ayuda. El objetivo es mantener a salvo a la persona.

Durante la cuarentena, crecieron 18% las llamadas al 144 por violencia de género, por lo que los riesgos para las personas también comenzaron a crecer en este marco de pandemia. En caso de riesgo, es importante que se comunique al 911 para poder localizar de manera efectiva la comisaría más cercana al domicilio de la persona que realice el llamado.

Una decisión importante que se tomó sobre este tema fue el convenio de la línea 144 con el 911. La ministra de Mujeres, Diversidad y Género, Elizabeth Gómez Alcorta y la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, firmaron una resolución para que las denuncias de riesgo de violencia de género sean derivadas directamente de la línea 144 al 911.

Según contó Linares, esta articulación está en proceso de ser finalizada, pero aseguró que el Ministerio de Género y el de Seguridad vienen trabajando en conjunto para profesionalizar el proceso y los canales de ayuda a las víctimas. “Queremos en el mes de junio tener todas las provincias listas”, admitió.