A casi un año del inicio de la pandemia de coronavirus aún hay muchas cosas que se desconocen sobre este nuevo virus. Con el paso del tiempo se confirmó que una vez desarrollada la enfermedad existe la posibilidad de que los órganos vitales se vean afectados o queden secuelas en el paciente, como el caso de Maju Lozano, la conductora de 48 años, fue declarada como positiva el pasado 3 de septiembre y tras sufrir múltiples síntomas fue dada de alta aunque aún con algunas molestias.

"Yo le digo ‘días Covid’ a esos días en que estoy agotada, con falta de aire, y puedo venir muy bien de salud y de repente me vuelvo a sentir mal; las secuelas están" manifestó la comunicadora.

Este martes, en la edición de su programa “Todas las tardes”, Lozano en diálogo con el doctor Guillermo Capuya (MN 65.404), descubrió que padece "fantosmia", luego de que el médico explicara que hay personas que "huele olores que no existen. Por ejemplo, que se bañan y sienten que el agua que sale de la ducha está podrida" explicó Capuya y antes de que pudiera terminar la frase, Maju interrumpió: "¡Eso me pasa! ¡Tengo fantosmia! Espero que mi marido esté escuchando porque me dijo que estaba loca, porque cuando le dije que el agua tenía olor a yerba me dijo que era inodora, incolora e insípida".

Y más adelante bromeó: "No estoy loca, le quiero mandar un beso a mi psiquiatra también porque él estaba preocupadísimo, ¡no me suban la medicación, tengo fantosmia!".

El especialista comentó que muchos de sus pacientes experimentan esta alucinación olfativa, incluso luego de cinco meses del contagio: "se calcula que entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes tienen todavía algunos signos o síntomas a largo plazo".

También explicó que hay otorrinolaringólogos que se especializan en restituir el olfato y el gusto, ya que su falta puede implicar riesgos en la vida cotidiana. Entonces la comunicadora contó una anécdota: "Puse a hervir unos huevos, se me quemó todo y yo no me enteré. Estaba lo más pancha mirando tele, cuando entraron a casa gritando ‘qué olor, qué olor’. Se había prendido fuego la cacerola, los huevos estaban reventados y yo nunca me di cuenta".

Para finalizar, el doctor recomendó un ejercicio: "oler determinadas cosas, por ejemplo, café, cacao, limón y menta, y hacerlo entre cinco segundos y cinco minutos cuatro veces por día, de manera consciente, es decir, no sólo olerlo, también pensarlo, recordarlo".

Todas las Tardes: Programa del 1 de Febrero del 2021