El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, encabeza este miércoles en Sao Bernardo do Campo su primera conferencia de prensa luego de que sus condenas fueron anuladas.

El exmandatario afirmó que fue "víctima de la mayor mentira jurídica en 500 años de historia" en referencia al Lava Jato y agradeció al presidente de Argentina, Alberto Fernández por su apoyo: "No puedo dejar de agradecer al presidente de Argentina por visitarme en la cárcel de Curitiba y enfrentar a la derecha argentina".

"Antes de entregarme dije que la verdad iba a vencer. Tenía tanta confianza y tanta conciencia de lo que ocurría en Brasil que tenía seguridad de lo que iba a ocurrir. Y ese día llegó", sentenció Lula en la primera comparecencia ante los medios desde la anulación de sus condenas.

La presentación del exjefe de Estado brasileño se está llevando a cabo en el sindicato de metalúrgicos, mismo lugar donde el 7 de abril de 2018 se entregó para cumplir una condena en su contra de la Operación Lava Jato.

"Agradezco al Foro de SaoPaulo, al expresidente de Uruguay Pepe Mujica, la solidaridad de Bernie Sanders, a la alcaldesa de París Anne Hidalgo, al compañero Zapatero, a Evo Morales, Noam Chomsky, a la gente de la vigilia", esgrimió Lula.

Por otro lado, hizo extensivo también el agradecimiento al Papa Francisco por su apoyo mientras estuvo preso en Curitiba. 

También se refirió a la situación actual del país vecino respecto al Coronavirus, siendo una de las naciones con mayor cantidad de contagiados y sobre la economía: "Rindo solidaridad a las familias de las víctimas del coronavirus, al personal de la Salud. El sufrimiento que están pasando las personas en este país es infinitamente mayor que cuando yo estaba preso No hay mayor dolor en un ser humano que saber que no tiene para compartir un plato de comida con su familia".

"Agradezco al Fiscal Edson Fachin porque reivindicó las denuncias que habíamos puesto desde el 2017. Estoy feliz porque por primera vez la verdad salía a la luz no por personeros del PT, sino por opositores y medios de comunicación", disparó el exmandatario.

Criticó duramente al actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro: "Este país no tiene un presidente, tiene un fanfarrón".

Sobre el manejo de la pandemia de Coronavirus y las declaraciones del jefe de Estado, quitando importancia a la peligrosidad de la enfermedad, lanzó: "Yo la próxima semana recibiré mi vacuna, reciban su vacuna, no sigan los consejos del ministro de Salud y del presidente de Brasil Deben seguir usando la mascarilla, el virus mato 2000 personas esta noche".

"Están naturalizando estas muertes que pudieron prevenirse El Gobierno debía tener dinero para comprar las vacunas vengan de donde vengan Tenemos un presidente que decía que el Covid-19 era una gripe", añadió.

En cuanto a la economía brasileña, Lula declaró: "Teníamos un proyecto de país ahora no tenemos nada, solo por el caso Lava Jato se perdieron 4 millones de empleos. Vendieron nuestras empresas nacionales, con estas decisiones el PIB no incrementará pero la deuda si". "La industria automovilística se redujo porque no hay demanda, para que exista demanda debe existir empleo, por eso debe existir inversión pública y leyes que cuiden el trabajo", agregó.

Por último, concluyó: "Quiero un país donde pedir un aumento de sueldo no sea un crimen, donde no exista el racismo, donde no existan balas perdidas, en el que se pueda escoger la religión".

 

Data Diario on Twitter