Sin dudas Nadia Podorska es uno de los emblemas del recambio generacional del tenis argentino, que tiene en su versión masculina a Federico Coria, Juan Manuel Cerúndolo, Facundo Bagnis y Federico Del Bonis como abanderados y a la rosarina como la gran representante por el lado femenino.

En ese contexto, Podoroska era una de las favoritas en el ATP 250 de Guadalajara aunque en octavos de final se encontró con la italiana Elisabetta Cocciaretto que la dejó fuera del certamen con un doble 7-5 tras casi dos horas de juego. Nadia estuvo en ventaja en cada set, pero no pudo aprovechar las ocasiones y, sumado a errores no forzados, terminó perdiendo el encuentro.

La rosarina, 46 del mundo, ahora apunta sus cañones al abierto de Monterrey que se disputará la próxima semana y en donde intentará continuar su buen momento, mejorar su actuación de este torneo y seguir escalando posiciones en el ranking de la WTA.

 

No Hay DT on Twitter