Sebastián Méndez fue el hombre que eligió Diego Maradona para que lo acompañe en su estadía en Gimnasia y Esgrima La Plata. Y el Gallego le respondió. Siempre al lado de él, sus abrazos en los goles eran marca registrada, y tras el fallecimiento del Diez, Méndez tomó una actitud bien maradoneana: "Me voy con quien me trajo". Así fue que renunció al Lobo pese a que le ofrecían que continuara como primer entrenador.

En diálogo con el programa radial "¿Cómo te va?" que conduce Marcelo Benedetto, el Gallego contó cómo era el día a día junto a Maradona: "Diego era un hombre extraordinario en lo humano. Un gran motivador y muy paternalista. Todas las mañanas saludaba con un beso a cada uno de los chicos antes de entrenar. Son detalles que marcan la diferencia”.

Diego Armando Maradona, primer año en el Club mas hermoso del mundo 🐺💙

En la entrevista, el ex ayudante de Diego comentó que cuando falleció el astro no dudó en irse de Gimnasia porque "era lo adecuado". Y siguió contando detalles de la relación laboral y afectiva que los unía:  “Él explicaba el gol a los ingleses con una naturalidad y sencillez impresionantes. Te contaba que lo tenía siempre a Valdano esperando la pared. Hablando del mejor gol de la historia de los mundiales como uno habla de un simple despeje.”

¿Y cómo fue la última charla entre Méndez y Maradona? El Gallego contó que fue un diálogo totalmente distinto. Pese a jugar con Patronato al día siguiente, hablaron durante horas, pero de la vida: “En la última charla con él, hablamos el jueves antes de su cumpleaños. Vivíamos en un barrio privado cerca de la Ruta 2. Charlamos dos horas y media frente a un fogón, porque él disfrutaba mucho estar ahí. Tuvimos una charla hermosa sobre la vida. Hablamos de todo y no tocamos el tema fútbol. Eso me lo guardo para mí, son momentos que quedan para siempre y de los que uno aprende mucho”.