Durante la semana, Lucas Torreira había confesado públicamente su deseo de vestir de azul y oro. Finalmente, parece que Juan Román Riquelme levantó el teléfono y se comunico con el. "Me agradeció por haber hablado muy bien del club y también para saludar a mi familia en este momento", reveló el volante en el programa polideportivo de su país. Pese a que la situación sea compleja desde lo económico, el club haría un esfuerzo por contratarlo.

El uruguayo de 25 años confirmó el tan esperado dialogo después de su nota en F90, pero no hablaron de lo que había dicho en ella. "Riquelme me llamó después de la entrevista. Sí, hablé con él, me llamó, siempre hablo con él, pero no hablamos de la entrevista en sí", explicó. Ese mismo día, el consejo de fútbol se puso en marcha para ver si es posible contar con el futbolista para la siguiente temporada.

ESPN Fútbol Club Argentina on Twitter

Torreira se encuentra en Uruguay con su familia debido al fallecimiento de su madre en la última semana. El uruguayo deberá volver el miércoles a España y reincorporarse a los entrenamientos del Atlético Madrid. Con el equipo de Simeone tiene contrato hasta junio y luego tendrá que volver al fútbol ingles, donde Arsenal es el dueño de su pase. Pese al interés desde el club argentino, el joven charrúa sabe que habrá una dura negociación. "Más allá de mi deseo de ir a Boca y de querer volver a Sudamérica, hay cosas que yo no controlo, que se tendrán que sentar ellos (los clubes). Veremos que pasa después de la Copa América".

ESPN Fútbol Club Argentina on Twitter

"No es una idea en caliente, yo ya lo había pensado y no quiero jugar más en Europa", había comentado Lucas en la semana. La perdida de su madre y el estar lejos de su familia fueron factores claves para decidir hablar. Desde Boca harán el esfuerzo necesario, es un jugador que interesa, pero su clausula de salida es de 30 millones de euros y el Arsenal no lo va a negociar tan fácil.

No Hay DT on Twitter