El presidente electo Alberto Fernández se encuentra cerrando los espacios de cara al próximo 10 diciembre cuando le toque asumir el mando en la Casa Rosada y oficializar a su próximo gabinete.

Pero también, se desvela por diagramar el espacio que será clave en su primer mandato: el de la Cámara de Diputados. Y allí tendrá una buena noticia, ya que el diputado electo Fernando "Pino" Solanas renunció a su banca para ser el representante argentino ante la Organización de las Naciones Unidas Para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y le dio paso al exembajador ante el Vaticano Eduardo Valdés a ocupar su lugar vacante, un hombre de extrema confianza de Fernández y también muy bien visto por Cristina Fernández de Kirchner. 

El Frente de Todos realizó una histórica elección en la Ciudad de Buenos Aires y cosechó un caudal del 35,09%, porcentaje que permitió la obtención de cuatro bancas en la Cárama de Diputados, cuyos primeros lugares de la lista ocuparon "Pino" Solanas, Paula Penacca, Itaí Hagman y Victoria Donda. La quinta ubicación le pertenecía a Valdés, quien no había podido entrar por el número final. 

De esta manera, el líder de Proyecto Sur libera su lugar en Diputados para que asuma Valdés, del riñón íntimo del exjefe de Gabinete y miembro de su grupo histórico de amigos del peronismo porteño, del que también forman parte Jorge Arguello, Alberto Iribarne, Guillermo Oliveri, Julio Vitobello, Carlos Montero, Claudio Ferreño y Miguel Pesce. Todos ellos serán los ojos y los oídos de Fernández en el destino que les toque en el gabinete, donde cada uno ya tendría un lugar asegurado. 

Tanto a Eduardo Valdés como a Juan Cabandié, se les atribuyen los méritos de haber sido fundamentales en la reconciliación de la relación política entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner que derivó en la construcción política del espacio del Frente de Todos que obtuvo el 48% de los sufragios y culminó con la aspiraciones de Mauricio Macri para lograr una posible reelección.

Y ahora Valdés, al igual que en 2017, tendrá la función vital de actuar como sostén en la Cámara de Diputados que conducirá Máximo Kirchner y que dispondrá de una gran cantidad de espacios a nivel legislativo por el gran caudal de votos que consiguió en los últimos comicios electorales.