Joaquín Polo es un realizador platense que se ha dedicado a relatar la crisis y su impacto en la industria audiovisual Argentina. Invitado por universidades de todo el mundo, en esta oportunidad en Yale, Polo saca a la luz la peor cara del ajuste y la manera en que los medios de comunicación hegemónicos contribuyen a generar las condiciones que permiten la reproducción del modelo neoliberal.

“En el exterior se conoce muy poco sobre lo que pasa en esta parte del mundo. Lo que se comunica es lo que transmiten algunos grupos concentrados de la comunicación. Por eso es tan importante salir a mostrar cuál es la verdadera cara del ajuste”, sostuvo Polo

En ese sentido, expresó que "en los países que recorro, la gente observa y escucha con mucho asombro, descubre una realidad que se le estaba vedada hasta el momento”, señaló el cineasta platense en una crítica a los medios de comunicación.

Los clubes de barrio desde adentro

Invitado por la Universidad de Yale en Estados Unidos, Joaquín Polo expondrá material que narra la crisis actual del país, también se referirá al estado de la industria audiovisual en Argentina. Hoy el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) está prácticamente intervenido y no hace entrega de subsidios y créditos, con partidas subejecutadas y sin funcionamiento de los órganos de co-gobierno.

Joaquín Polo es un joven realizador inclinado por la producción documental comprometida con la realidad social del país y la región latinoamericana; sus producciones audiovisuales buscan correr el velo con que se oculta la realidad con informaciones tergiversadas que difunden los medios concentrados.

Sobre la convocatoria en Estados Unidos Polo explicó que busca “explicitar cuál fue el proyecto audiovisual y la comunicación de este Gobierno” además de difundir “material audiovisual para narrar los 4 años de políticas de ajuste a los que fuimos sometidos los ciudadanos y ciudadanas de Argentina” explicó Polo.

El cineasta analizó que el proyecto audiovisual macrista en Argentina “fue coherente con las políticas económicas y sociales, un proyecto de minorías” que se dio un proceso de “partidas presupuestarias subejecutadas y con organismos estatales totalmente vaciados, y con una enorme porción de realizadores obligados a parar su producción por la falta de créditos”.