La declaración indagatoria de Cristina Kirchner, dejó algunas párrafos que la prensa quiso aprovechar para generar tensión entre los integrantes de la fórmula del Frente de Todos. 

Durante su exposición, la vicepresidenta electa ironizó sobre el eventual llamado a declarar de Alberto Fernández: "El responsable de la ejecución del presupuesto es el jefe de Gabinete. Ustedes me lo imputan a mí, pero el que ejecuta es el jefe de Gabinete, y aquí no hay ningún jefe de Gabinete. Y no digo que deberían estar, porque no cometieron ningún delito. Pero si quieren llamarlos van a tener un problema porque van a tener que llamar al presidente de la Nación".

De manera insólita y malintencionada, la prensa tomó este segmento y aseguraban que era una chicana al presidente electo. Luego aparecieron columnas enteras bajo el título: "Enojo y sorpresa de Alberto Fernández con Cristina" 

Sin embargo hoy por la mañana, Fernández habló con la prensa y desmintió estos rumores. "Hace cuatro años que advierto lo que hace la Justicia, lo que vi ayer fue un acto de defensa maravilloso, impecable. No era una mujer furibunda, sino una mujer que se defendía", señaló

Sobre la operación de prensa señaló que Cristina dijo "una obviedad: el que administra el Estado es el jefe de Gabinete", y agregó que la vicepresidenta electa "demostró la incoherencia del tribunal, no me involucró a mí".

Arremetió además contra el juez Julián Ercolini: "Cada sentencia de un juez es un acto de gobierno, y lo que hizo Ercolini es insólito", y acusó al magistrado de no leer la Constitución.

"Involucrarla a Cristina Kirchner es vergonzoso, es no tener idea cómo se ejecuta en el Estado, cómo se licitan las obras públicas", indicó, y concluyó que Cristina "es una mujer cansada de la persecución".