Minutos antes de las 9.30 de la mañana, el presidente Alberto Fernández se presentó a votar en la Universidad Católica Argentina (UCA), ubicada sobre la calle Moreau de Justo al 1400 en el barrio de Puerto Madero, Ciudad de Buenos Aires, a solo 200 metros de donde vivía antes de asumir la presidencia. 

El establecimiento abrió sus puertas en tiempo y forma y lleva los comicios sin complicaciones. El Presidente ingresó a la sede de la UCA y minutos después emitió su sufragio en el cuarto oscuro de la mesa 69.

De gestos muy distendidos, vestido con unos jeans azules, una campera negra y con tapabocas oscuro, el mandatario emitió su voto en un cuarto oscuro improvisado con mamparas de cartón en la planta baja del edificio.

Fueron pocos los minutos que demoró. Con el sobre en la mano, salió al pasillo en donde están las autoridades de mesa, saludó a las cámaras, saludó a cada uno con el puño y se limpió las manos con alcohol en gel, parte del protocolo sanitario impuesto.

Tras ello incluso se sacó fotos con la gente que trabajaba en el lugar. Al salir nuevamente a la calle, el Presidente se acercó a un micrófono montado en la vereda para hablar unos minutos con la prensa.

“He cumplido con mi deber de votar. Es un día lindo porque cada vez que en Argentina se vota hacemos más fuerte a la democracia. Para mí eso es muy importante. Lo único que aspiro es que tengamos un día tranquilo, donde todos vayamos a votar y después esperar a la noche los resultados”, expresó el mandatario tras emitir su sufragio. 

Limitado por la veda, evitó extenderse en sus declaraciones y dijo que esperará los resultados en la Quinta de Olivos, donde se reunirá con el precandidato a diputado del Frente de Todos por la Ciudad de Buenos Aires, Leandro Santoro. “La Argentina mañana sigue”, finalizó antes de retirarse.

Tweet de Casa Rosada