El anuncio del presidente estadounidense Joe Biden acerca de que su gobierno apoyara la decisión que varios países presentaron en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender de manera temporal la propiedad intelectual de las vacunas contra el coronavirus es una gran noticia para la Argentina.

Tal es así que el presidente Alberto Fernández celebró la decisión de su par yankee: "Celebro que el gobierno de @JoeBiden apoye la suspensión de las patentes de las vacunas contra el covid-19", escribió en su cuenta de Twitter.

"Las vacunas no se han distribuido de forma equitativa en un mundo en el que ganan unos pocos y pierden millones. Todos y todas deben poder acceder a la salud", concluyó

Tweet de Alberto Fernández

Argentina desde el primer momento tuvo una postura clara sobre el debate que se había iniciado en marzo en  la Organización Mundial de Comercio. En ese entonces, países en desarrollo y tercermundistas pidieron a las potencias que se deroguen, al menos de manera temporaria, las obligaciones incluidas en el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC), para que cualquier país pueda producir las vacunas sin preocuparse de las patentes.

Los impulsores fueron Sudáfrica e India, y acto seguido se sumó nuestro país, ya que de lograrse el acuerdo, cualquier Estado podrá fabricar las vacunas en su territorio.

En el seno de los 20, el mandatario nacional había pedido por el acceso global, universal y gratuito a las vacunas, el cual busca cerrar negociaciones para la producción de dosis a nivel local.

Actualmente, el laboratorio nacional Richmond está en avanzadas negociaciones para que la vacuna Sputnik V se fabrique en el país. Incluso ya se enviaron a Rusia miles de dosis producidas en suelo argentino y están a la espera de la aprobación del Instituto Gamaleya.

Por otra parte, se llegó a un acuerdo con el gobierno chino para que Sinergium Biontech produzca aquí la Sinopharm, vacuna que ya se está aplicando en el país.

Por último, hay negociaciones muy avanzadas con Instituto Biológico de Israel y el Hospital Universidad de Hadassah para realizar la fase 3 para el desarrollo de la vacuna israelí Brilife en la Argentina y eventualmente también su producción aquí.

Data Diario on Twitter