La diputada bonaerense de Juntos por el Cambio, Carolina Píparo, aseguró haber sido asaltada en La Plata por 6 delincuentes que circulaban en moto durante la madrugada del 1 de enero, a los cuales sin oponer resistencia les entregó el celular y su cartera.

Según el relato de la legisladora macrista, cuando su marido manejaba el vehículo en el que fueron asaltados en dirección a la comisaria para realizar la denuncia, se volvieron a cruzar a los supuestos "motochorros".

Juan Ignacio Buzali, esposo de Píparo, atropelló a una de las motos del supuesto grupo de "ladrones" y arrastró por más de 300 metros a los dos jóvenes que iban a ver la tradicional quema de muñecos en La Plata.

La justicia determinó que los atropellados, de 23 y 17 años son inocentes y Buzali quedó imputado por lesiones culposas.

En diálogo con Telefe, la diputada contó el relato de manera confusa, ya que al ser consultada sobre si su esposo "atropella a consciencia a los jóvenes que iban en la moto", ella respondió: "No, no. Nosotros queremos pasar, no es a consciencia".

Por otro lado, contó que cuando vio que su marido seguía manejando a pesar de haber enganchado a dos motociclistas con la camioneta y arrastrarlos, Píparo le dijo "que no quería que me maten".