El domingo a la noche, el ex intendente de Quilmes y cocinero retirado Martiniano Molina difícilmente haya podido conciliar el sueño. Es que la performance de su armado político tuvo un desempeño para el olvido, muy lejos del esperado por él, al punto que su sueño de volver al palacio municipal quilmeño en 2023 prácticamente quedó sepultado.

Sucede que a nivel local y a pesar de haber ganado las PASO, la lista para concejales que apadrinaba, encabezada por su mano derecha Ignacio Chiodo, terminó perdiendo contra la nómina de la intendenta peronista Mayra Mendoza tras una histórica remontada de siete puntos entre una elección y otra.

Al cierre de esta nota, la lista del Frente de Todos liderada por la actual secretaria de Desarrollo Urbano y Obra Pública de Quilmes, Cecilia Soler, había obtenido 135.891 votos contra los 131.760 sufragios del polémico abogado y ex funcionario de la gestión de Molina.

Doble derrota de Molina, uno de los grandes perdedores: se lo dieron vuelta en Quilmes y cayó por paliza en la Tercera

Festejaron antes de tiempo

El golpe fue muy duro de digerir teniendo en cuenta que, enfrascados en la difusión de “las mesas testigos” que dieron a conocer algunos portales web zonales cercanos a Molina, algunos dirigentes de Juntos locales se subieron al tren de una victoria, que finalmente no fue y quedaron pedaleando en el aire. 

Un verdadero papelón que incluyó hasta al propio entorno del “macrista-molinista” Chiodo, quienes mostraron su efervescencia triunfalista por adelantado en sus redes sociales y luego tuvieron que desdecirse.

Un resultado fulminante

Sin embargo, el segundo y demoledor mazazo de la noche iba a tener como protagonista principal al propio Molina quien, si bien va acceder a la legislatura bonaerense como diputado provincial, fue acreedor de una verdadera paliza electoral como cabeza de lista de Juntos por el Cambio en la populosa Tercera sección electoral.

Su nómina quedó en un cómodo segundo lugar con el 32,37% de los votos contra el 45,65% que obtuvo Frente de Todos, en lo que representó una de las mayores derrotas del macrismo en la jornada electoral en todo el país.

En términos de números nominales, el FdT aplastó al otrora cocinero con 1.449.998 sufragios contra los 1.027.995 que obtuvo JxC. Es decir, una diferencia superior a los 400 mil votos.

Doble derrota de Molina, uno de los grandes perdedores: se lo dieron vuelta en Quilmes y cayó por paliza en la Tercera

Así las cosas, parece que la carrera política de Martiniano Molina tiene por delante un panorama oscuro que puede derivar en su ocaso.