La empresa Farmacity, había demandado a la provincia de Buenos Aires, debido a que la normativa vigente le impide operar en territorio bonaerense ya que se trata de una sociedad anónima, y dicha forma jurídica no puede desempeñar el negocio farmacéutico. 

El caso finalmente había llegado a la Corte Suprema de Justicia, que hoy respaldó la normativa vigente, ya que consideró que la misma es razonable y se basa en principios de salud público y de protección a los pacientes. 

De acuerdo al fallo de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Martín Irurzun, la cuestión planteada por la empresa “no encuadra en las facultades que el ordenamiento jurídico vigente reconoce como exclusiva y excluyente del Congreso de la Nación”

Por su parte los jueces supremos Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti, se excusaron de fallar en el caso, mientras que Juan Carlos Maqueda no votó. La empresa que en la Ciudad de Buenos Aires tiene decenas de sucursales en cada barrio, tiene como accionista mayoritario al ex funcionario macrista Mario Quintana. 

De acuerdo al fallo, la reglamentación que impide a las sociedades anónimas operar como farmacias en la provincia más poblada del pa´s, “constituye una reglamentación razonable, pues no vulnera la libertad de comercio ni el derecho a la igualdad”, ya que “busca garantizar la independencia profesional real para evitar que, eventualmente, se afecte el nivel de seguridad y calidad del abastecimiento de medicamentos a la población”.