El presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), que aglutina a los frigoríficos del país, Miguel Schiariti, sostuvo que no hay posibilidad de reducir los precios de la carne y cargó contra el acuerdo con exportadores para vender el alimento a bajo costo. 

En diálogo con El Destape Radio, el empresario afirmó: "Se renueva un acuerdo que en realidad no tiene ningún sentido más que el sacrificio que hacen los exportadores en aportar seis mil kilos de carne mensuales a un plan de promoción publicitaria del Gobierno. Digo esto, porque seis mil toneladas de carne es menos del 3% por 189 mil toneladas de carne que consumimos los argentinos por mes", sostuvo.

Schiariti fustigó contra el acuerdo y avisó que "el problema no es de costo de los productos sino que el poder adquisitivo de los trabajadores" y señaló que "los empresarios no aumentan los precios por el aumento de los salarios, sino porque la inflación es cada día más grande y porque la emisión monetario es muy elevada y no hay ninguna confianza por las medidas que toma el Gobierno".  

En esa línea, el presidente de la Cámara de la Industria y Derivados de la Carne arremetió contra la política pública del Impuesto al valor agregado: "Si queremos que bajen los productos alimentarios lo primero que hay que hacer para beneficiar a los que menos tienen es sacarle el IVA. En impuestos hay entre 40 y 50% del valor de un producto son impuestos: IVA e ingresos brutos"

El empresario ratificó que "es baratísimo comer carne en el país" y comparó la situación actual con la que se vive en Europa: "Cualquier corte en Europa vale entre 50 y 60 euros. La diferencia es que tienen salarios decentes en euros, pero desgraciadamente los salarios en Argentina vienen atrasándose demasiado", señaló. 

Además, Schiariti cuestionó el acuerdo paritario que están llevando adelante algunos sindicatos al asegurar que "los aumentos son en base a la pauta generada por el Gobierno del 30% a lo largo de todo el año, cuando todos sabemos que si anualizamos los primeros meses del año la inflación está por encima del 50%".

Y agregó: "Ese aumento que dieron es lo que pusieron en el presupuesto que todos sabemos que no va a ser así porque la Argentina va a tener una inflación por encima del 40%. Otra vez le estamos robando un 10% a los trabajadores".

En la entrevista reconoció que un trabajador de la carne cobra entre 60 mil y 80 mil pesos, cifra que consideró bajo. "No lo aumentamos porque no dan los costos", se excusó al decir que los costos aumentaron de forma desproporcionada y que no pueden ser trasladada a precios. 

"No hay chance de que baje el precio de la carne. Tengamos en cuenta que es un producto que viaja muchos kilómetros para ir a un frigorífico y el combustible aumentó un 50 por ciento desde octubre. Todo eso es aumento de costo y el impuesto que tienen los combustibles es del 50 por ciento, fijensé si el Estado no podría hacer mucho para bajar los precios", señaló en línea con lo declarado.