Durante todo el lunes cientos de miles de habitantes del partido de La Plata se vieron sorprendidos por recibir publicidad política en sus celulares particulares. El precandidato radical del espacio "Dar el Paso" en la interna de Juntos, Facundo Manes, los invitaba a cada uno de un modo personalizado a una actividad proselitista en la ciudad, con un texto que parecía dar por hecho que quien lo recibía era militante de su partido.

De acuerdo a las reacciones contrarias que provocó en quienes lo recibían -algunos reiteradas veces- durante la jornada, el método elegido por el neurocientífico da la impresión de haber sido equivocado. A nadie le extraña la publicidad preelectoral, pero el método invasivo y de dudosa legalidad hizo estallar de bronca a miles de habitantes de la capital de la provincia de Buenos Aires.

Es común que los encuestadores pagados por las agrupaciones políticas llamen a teléfonos de línea, los cuales figuran aún en la histórica "guía", pero no es igual con los celulares, que desde su creación han sido de un nivel de privacidad mayor, y para los cuales nunca existió un directorio con los números ligados al nombre de sus propietarios.

El interrogante: ¿Cómo obtuvo los números? ¿Quién se los dio?

Por eso la pregunta que la mayoría de los destinatarios del SMS de Facundo Manes se realizaban era quién le proveyó de las numeraciones de miles y miles de platenses, y como consiguieron un número corporativo para enviarlo (76767), como si lo hiciera la propia empresa de telefonía celular.

Algunos señalaban que desde la existencia del WhatsApp no utilizaban más ese tipo de método de comunicación a no ser para avisos de Movistar, Claro, Personal o la compañía de celulares que tengan contratada.

También Defensa Civil o el Municipio cuenta con la posibilidad de realizar esos envíos masivos de SMS ante alertas climáticas que requieran avisos urgentes de seguridad.

Pero la “herramienta” seleccionada por Facundo Manes para dar a conocer su actividad proselitista, al menos los platenses, jamás lo vieron en otros candidatos. El mensaje incluía un link para pre inscribirse a la actividad.

Una bronca que fue creciendo en el transcurso del día

El malestar en quienes no comparten su idea era enorme, y se pudo leer en redes incluso que alguna persona quería llevar su queja a la justicia.

Para colmo, tras el primer mensaje con los detalles de la locación del acto, llegó un segundo rectificando el domicilio de la actividad. Lo que incrementó aún más la ira de muchos receptores del mensaje, quienes lo expresaron a través de Twitter, Facebook e Instagram, entre otras plataformas.

La pregunta es qué consecuencias tendrá esto en quienes dudaban en votar a Manes. ¿Le restará votos que pudo haber conseguido de no haber sido por este episodio?

Tweet de Juan Lautaro
Tweet de Alma Centenaria
Tweet de Pilar Gutierrez
Tweet de Hernán
Tweet de Encarta 98
Tweet de Mau Lista.
Tweet de Andres Montenegro
Tweet de Debajaestofa