Ya en plena fiebre por la pelea presidencial de 2023, en la que deberá lidiar la inocultable ambición de Horacio Rodríguez Larreta y las ganas de revancha radical de Gerardo Morales, Patricia Bullrich no dudó en subirse al colectivo pop de Tini Stoessel y fue a sacarse fotos y grabarse junto a adolescentes en el concierto que la estrella teen brindó días atrás en el Hipódromo de Palermo.

Allí, la dirigente del sector más rancio del PRO repartió golpecitos de puño con chicas y chicos que fueron a ver a la cantante. Donde pueda haber votos allí habrá candidatos a un cargo electivo, dice la máxima no escrita. Y allí fue la excéntrica dirigente cambiemita.

Sin embargo, el manoseo de la popularidad de Tini le salió mal, ya que tanto la red social Twitter (donde Bullrich apuesta fuerte con posteos variopintos contra el peronismo, el kirchnerismo y cualquier cosa que pueda rozar al gobierno nacional) como así también Instagram, le eliminaron el video que subió allí por violación de los derechos de autor sobre las obras que se escuchaban en el mezcladito de imágenes que usufructuó la exministra de Fernando De la Rúa y Mauricio Macri.

Cómo era el video de Bullrich

En las imágenes, la ex ministra de Seguridad intentó mostrarse sonriente, bailó y hasta se puso una gorra que decía "Tini". Incluso, al finalizar el video, se pudo ver un slogan que estuvo a tono con el intento de campaña que viene realizando: "La fuerza del cambio".