Cuando se termine la transición y finalice el mandato de Mauricio Macri, Juntos por el Cambio empezará a trabajar para ser oposición al gobierno entrante que presidirá Alberto Fernández.

Y en el abandono del poder, el expresidente de Boca comenzará organizar las filas y a dejar en claro su nuevo rol de conductor también fuera de la Casa Rosada, luego que varios de sus soldados dudaran de su conducción, sobre todo después de los últimos dos procesos electorales.

No obstante, el jefe de Estado saliente condecoró a su ministra de Seguridad y nombró a Patricia Bullrich como la nueva presidente del partido PRO y le encomendó la misión de reemplazar al misionero Humberto Schiavoni que continuará desempeñándose en el Senado.

Es un claro mensaje hacia adentro y también hacia afuera, ya que el perfil de Bullrich endurecerá la postura de Juntos por el Cambio y la llevará más hacia la derecha, tal como ocurrió sobre el último tramo de la campaña electoral. 

Según comentó el diario Clarín, a Horacio Rodríguez Larreta no le desagrada la elección, ya que guarda relación con la ministra por varios términos de seguridad. "Es normal que el PRO, que terminó a la derecha, lo presida Patricia. Nosotros estamos más en el centro", argumentan en el gabinete porteño.