El pasado lunes, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, abrió un debate inesperado durante su discurso por el día de la Bandera, en el plenario de delegados de la CTA de los Trabajadores, se trata de los planes sociales que brinda el Estado nacional y cómo algunas organizaciones los administran. 

La funcionaria planteó que la intermediación de las organizaciones sociales al momento del cobro de los mismos, genera distintas prácticas clientelares y situaciones de abuso de poder. En este sentido planteó la necesidad que la administración del dinero la tiene que manejar directamente el Estado nacional, con un organismo como la ANSES, que depure las intermediaciones nocivas. 

Además agregó que los planes se tienen que convertir en trabajo y no incrementarse como sucedió en los últimos años, "el peronismo es laburo", sintetizó. 

Como era de esperarse, algunos referentes de organizaciones sociales que administran planes como el "Potenciar Trabajo", salieron al cruce de la vicepresidenta, tergiversando sus palabras, haciendo referencia a cosas que en realidad la titular del Senado no dijo. 

La propuesta de Martín Insaurralde

Sobre este tema fue consultado el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde, quien propuso saldar el debate mediante la creación del Salario Básico Universal, un tema que desde hace tiempo se viene poniendo en discusión, cada vez que se habla de la difícil situación que atraviesan los sectores más postergados. 

La propuesta de Insaurralde, incluye contraprestación laboral y control por parte de las intendencias. En declaraciones a la prensa, el lomense aseguró: “los programas sociales deben tener una contraprestación controlada por el Estado y el primer mostrador del Estado son los Municipios. Esa es la esencia del planteo de Cristina. Llegó la hora de debatir el Salario Universal como herramienta para combatir la desigualdad estructural”.

“Bienvenido el debate de cara a la sociedad, no hay que tenerle miedo. Es muy positivo poder discutir sobre el presente y el futuro de nuestro país”, sostuvo. "Es muy positivo poder discutir sobre el presente y el futuro de nuestro país”. 

"Hay problemas estructurales que tiene la Argentina que requieren de un consenso democrático tendiente a resolverlos: el Salario Universal va en esa dirección y por eso es impostergable su debate”, aseguró el intendente de Lomas de Zamora en uso de licencia. 

Por otra parte, sostuvo: "Argentina Trabaja fue un programa muy exitoso que lanzó Néstor y continuó Cristina. Nuestra convicción es que los programas sociales tienen que tener una contraprestación y control del estado, eso es lo que estamos discutiendo”. 

Luego puntualizó: "Hice una ronda de consultas con intendentes bonaerenses, tanto del oficialismo como de la oposición y es unánime la aceptación de la descentralización del control de los planes sociales en los Municipios. Hay que construir un Estado fuerte, eficiente, transparente. La Argentina en general y la provincia de Buenos Aires en particular deben crecer vinculando al sector privado con el público, e incluso a los emergentes de la economía popular, con un rol preponderante de los Municipios, como la principal puerta de atención hacia los vecinos y vecinas, y sus demandas”. 

 “Cristina habla de frente cuando hay que hablar de frente. Dice lo que piensa con la espalda de una responsabilidad colectiva y la trayectoria de dos mandatos donde defendió al pueblo”, aseguró.