El juez federal Claudio Bonadio, sobreseyó a cinco policías acusados de reprimir a las Madres de Plaza de Mayo en los hechos ocurridos durante diciembre de 2001 cuando estalló la crisis económica y social en la Argentina. 

El fallo fue dictado por el magistrado en los últimos días de diciembre, antes del comienzo de la feria judicial, y se basó en que los delitos investigados habían prescripto. El fallo fue apelado por el fiscal federal, Franco Picardi. 

El fallo de Bonadio favoreció a Ernesto Sergio Weber, Fernando Héctor Villegas, José Luis González, Luis Oscar Rodríguez y Ramón Feliciano Vargas, que formaban parte del Cuerpo de la Montada. Estos miembros de la fuerza, no habían podido ser identificados por lo cual no habían llegado aún a la instancia de juicio. 

En su apelación, el fiscal Picardi remarcó que no correspondía decretar la prescripción a los hechos investigados por la gravedad institucional del caso y además, porque algunos de los policías siguieron en sus funciones, lo cual conlleva la suspensión de los plazos de prescripción.