El intendente de Lincoln, Salvador Serenal, se llevó un respirador del hospital de su municipio a una clínica privada, tras contraer coronavirus y padecer inconvenientes derivadas de su cuadro.  

El jefe comunal perteneciente a Juntos por el Cambio se internó en una clínica de Junín, ya que el sanatorio brinda otro tipos de cuidados y tiene más cantidad de pacientes internados. 

“Para atención de eventuales complicaciones, siendo que por sus antecedentes es paciente de riesgo (no tenía la vacuna por no contar con comorbilidades) y por voluntad de su familia, se decidió internarlo en Junín”, indicó el secretario de Salud municipal, Sergio Lorenzo, en el comunicado que se subió al perfil de Facebook del gobierno.

Según detalló el comunicado del área de la municipalidad, Serenal "hace unos 10 días había sido diagnosticado positivo de coronavirus y cursaba la enfermedad con tratamiento en su domicilio".

"El accedió a un pedido de la familia que viene muy golpeada por la pandemia del coronavirus desde diciembre del año pasado, cuando se enfermó su mamá, su papá y su hermano más chico. Incluso su papá murió por Covid-19. Estaban muy golpeados emocionalmente y por eso aceptó el pedido de su familia", argumentaron fuentes consultadas por el diario La Nación.

Pero sin embargo, lo que llamó la atención de todos es que ni el parte médico, ni en ningún otro informe o papel indica que el respirador fue trasladado de un centro de salud a otro.