Una información que aún no tuvo mucha trascendencia sacude al mundo y hace tambalear al laboratorio Pfizer; en Noruega fallecieron 23 ancianos que se habían dado la vacuna del laboratorio norteamericano y de la alemana BioNTech. 

"De los 23 casos ya fueron evaluados 13, los cuales tenían dos cosas en común: eran mayores de 80 años de edad y frágiles.", anuncio la Agencia Noruega de Medicamentos, según informa la página Norway Today. 

"Los informes podrían indicar que los efectos secundarios comunes de las vacunas de ARNm, como la fiebre y las náuseas, pueden haber causado muertes en algunos pacientes frágiles", indicó Sigurd Hortemo, un médico y jefe de la Agencia. 

Ante estos acontecimientos el Instituto realizó una aclaración su guía de vacunación contra la enfermedad, ocasionada por el coronavirus SARS-CoV-2, en la que recomendó a adultos mayores con fragilidad abstenerse de la inmunización.

"No estamos alarmados por esto. Está bastante claro que estas vacunas tienen muy poco riesgo, con una pequeña excepción en el caso de los pacientes más débiles. Por lo tanto si eres muy frágil, probablemente no deberías vacunarte'", indicó Steinar Madsen, de la Agencia Noruega de Medicamentos.