Una escena de película tuvo lugar en un salón de fiestas en la localidad de Sierra de los Padres, a dos kilómetros de la ruta 226, cuando policías y efectivos del municipio de General Pueyrredón irrumpieron en una fiesta clandestina integrada por 12 parejas que hacía un " tour erótico ".

Los agentes de seguridad llegaron al lugar alrededor de las 22 horas y luego de recibir una denuncia anónima. Acto seguido, uno de los integrantes de la fiesta erótica les abrió la puerta del establecimiento y los invitó a pasar.

Los swingers  eran oriundos de Buenos Aires y tenían entre 35 y 55 años. Dentro del salón de eventos hay colchones desplegado, lo cual indicaría que posteriormente iban a mantener relaciones sexuales.

Lo más insólito de la noche fue cuando los integrantes de la fiesta erótica creyeron que los policías eran strippers. " Me calentás ", le dijo una de las participantes al acercarse a una oficial.

El salón donde se llevó a cabo la fiesta
El salón donde se llevó a cabo la fiesta

 

 En la misma, otra mujer presente en el "tour erótico" agregó decepcionada: "¡Qué lástima! Cuando los vi, pensé que había llegado el postre".

Posteriormente, las fuerzas de seguridad procedieron a clausurar el lugar y además notificaron a los participantes de la fiesta clandestina que se les abriría una causa por  haber violado el artículo 205 del Código Penal, e n el cual  se detalla el incumplimiento de medidas previstas por las autoridades para impedir la propagación de una pandemia.