El mundo Boca amaneció convulsionado este miércoles al confirmarse el procesamiento de Alberto "Beto" Márcico en una causa por estafas con operaciones inmobiliarias. Esta mañana, la Cámara de Apelaciones ratificó la decisión del juez y además quedó firme un embargo millonario que pesaba sobre él y su hijo.

Precisamente, en el fallo de los jueces de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo criminal y correccional explicaron la maniobra que se le imputa al ídolo del conjunto de la Ribera: engañó a distintas personas en una serie de operaciones inmobiliarias a valor dólar, con la compra de propiedades que supuestamente nunca fueron entregadas.

Luego de una larga investigación del fiscal Andrés Madrea, Márcico y su hijo fueron imputados por los delitos de defraudación por desbaratamiento de derechos acordados cometida en forma reiterada. Esto llevó a que los procesaran sin prisión preventiva por parte del magistrado Fernando Caunedo. El embargo es por la suma de 1,8 millones de dólares y dos millones de pesos.

Beto Márcico con Juan Román Riquelme
Beto Márcico con Juan Román Riquelme

Los casos denunciados fueron 22 y en 15 de esos “se verifica concurso ideal con el delito de defraudación por estelionato”, que significa vender como propio un bien ajeno.

Firma floja de papeles

A la firma Edificio Migueletes, de la cual forma parte el múlticampeón con Boca desde 2006, se le decretó la quiebra en el año 2018, una decisión que tomó en su momento el Juzgado Comercial N°25. En ese entonces también enviaron una intimación para que le entregue su contaduría y sus papeles al síndico responsable. Datos de la AFIP revelan años de aportes impagos a empleados de la firma, rescisiones por falta de pago de una ART.

Por ese desarrollo fue denunciado por una mujer que compró por 750 mil dólares 16 departamentos y seis cocheras en la calle Benito Quinquela Martín,  con un “convenio de reserva y promesa de venta” firmado por la denunciante y Beto en el año 2016. Dos años más tarde comenzaron los reclamos a través de intimaciones y mediaciones y en 2019, el hijo del excapitán del equipo Xeneize se presentó ante la Justicia, donde desconoció el acuerdo.

La Justicia detectó varias supuestas irregularidades según el procesamiento firmado por el juez Caunedo. Por ejemplo, un departamento con cochera que se le había reservado a esta mujer habría sido vendido a otra persona en 65 mil dólares. El mismo conflicto se suscitó en otro desarrollo en la calle Roosevelt, donde una pareja se presentó como querellante en el expediente y, según la acusación en su contra, Márcico padre les gravó con hipoteca un departamento antes de entregárselos.

Antes de su indagatoria, el exjugador dio explicaciones. Beto dijo, literalmente, que nadie compró nada, sino que le prestaron plata. El documento donde quedó registrada su declaración reza: "Se suscribieron boletos de compraventa con los nombrados en garantía del cumplimiento de las obligaciones del préstamo de dinero otorgado en cada caso; pero en ningún momento fue la intención de los querellantes adquirir los inmuebles. Es decir, no se les vendió ninguna propiedad, sino que prestaron dinero y les retornaron intereses. Frente a los avatares de la economía local, aun no se les devolvió el capital aportado y ello motivó el reclamo formulado".

Tweet de data diario