Horas de horror se vivieron en Monte Grande. Una mujer le revisó el celular a su marido porque sospechaba que le era infiel, pero terminó descubriendo que abusaba sexualmente de su hija de 7 años y lo registraba a través de una filmación. La menor confirmó el hecho a través de la Cámara Gesell y el hombre de 36 años quedó detenido.

De acuerdo a la información consignada por el portal web Diario Conurbano, la denuncia fue hecha por la mamá de la víctima, quien identificó a su pareja en el aberrante video donde abusaba de la niña por sus zapatillas y cinturón. Por otro lado, se dio cuenta que la menor era su hija por su vestimenta, al tiempo que detalló que el lugar donde se concretó el delito fue el primer piso de su vivienda

La causa quedó a cargo de la fiscal de Esteban Echevarría Verónica Pérez, quien avanzó rápidamente al conseguir el testimonio de la nena abusada a través de Cámara Gesell. En la misma, los investigadores lograron determinar que los abusos comenzaron hace tres años.

Monte Grande: pensaba que su marido le era infiel, revisó su celular y descubrió que abusaba a su hija de 7 años

El imputado, quien ya se encuentra tras las rejas, se negó a prestar declaración indagatoria y lo que ahora se intenta determinar es si hay más contenido audiovisual de los abusos sexuales. Lamentablemente, los investigadores del caso sospechan que dicho material ya fue compartido en sitios web de pornografía infantil.

Aberrante: se filmaba abusando a su hija y subía los videos a internet

El martes 3 de mayo, agentes federales del Departamento de Investigaciones Especiales detuvieron a un hombre con pedido de captura por abuso sexual gravemente ultrajante a su hija menor de 18 años y por el delito de producción de pornografía infantil.

El hecho que ocurrió en la localidad de Campana fue descubierto por la madre de la menor, quien por las preguntas que fue haciendo, llegó a comprobar que su pareja era el responsable de semejante atrocidad y era quien sometía sexualmente a su propia hija.

Una vez que se efectivizó la denuncia, el hombre se dio a la fuga.

Los efectivos de seguridad hicieron investigaciones y lograron dar con el paradero del sujeto, quien se encontraba en una vivienda ubicada en el barrio Zavaleta, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En la casa ubicada en las calles Lavardén y Avenida Iriarte secuestraron gran cantidad de material informático, que contenía imágenes y filmaciones sobre pornografía infantil, 9 pendrives, 28 memorias micro SD, cds, 6 teléfonos celulares, una notebook y varios dibujos realizados oportunamente por la menor damnificada.

Conductas de abuso sexual de menores

Las conductas abusivas pueden producirse con o sin contacto físico. Las mismas son:

-Comentarios y actitudes intrusivas sexualizadas -como efectuar comentarios lascivos e indagaciones inapropiadas acerca de la intimidad sexual de un niño/a o adolescente

-Manoseos, frotamientos, contactos -por arriba o debajo de la ropa-

-Exhibicionismo y voyeurismo, masturbación a la vista del/la niño/a o adolescente

-Exhibición de pornografía

-Incitación a la realización de actos de índole sexual entre niños, niñas o adolescentes, o la toma de fotografías o videos en poses sexuales, para consumo propio o comercialización

-Incitación a que se masturben, realización de besos sexuales (el/la agresor/a utiliza la boca o la lengua para lamer o chupar la boca o partes del cuerpo del niño/a o adolescente)

-Coito interfemoral (entre los muslos), penetración sexual o su intento por cualquier vía y con cualquier parte del cuerpo u objeto

-Reproducción de cualquiera de estas acciones por carta, teléfono, mensaje de texto y redes sociales (grooming)

-Explotación sexual comercial (que es una forma de abuso sexual sistemática, a la que se suma la explotación económica por la existencia de intermediarios –desde un explotador/proxeneta individual a organizaciones proxenetas de distintas características–que lucran con su explotación).

Tweet de data diario