Nueve policías fueron detenidos ayer, al ser acusados por la muerte de un detenido en una comisaría de San Clemente del Tuyú. La víctima fue identificada como Alejandro Martínez, de 35 años y los agentes bonarenses son investigados por abuso policial, homicidio agravado y encubrimiento. 

Todo comenzó el jueves a la madrugada, cuando agentes policiales detuvieron a Martínez por vandalizar y ocasionar destrozos en el Hotel Fontainebleu ubicado en Calle 3 y avenida Costanera, en San Clemente. 

Según medios locales, Martínez se encontraba "alterado", probablemente "bajo influencia de algún tipo de droga". Fue enviado al hospital local, que decidió no atenderlo en primera instancia, por lo que la policía tomó el control total del caso sin verificar el estado clínico de la persona. 

El sujeto fue demorado y trasladado a la Comisaría 3° de esa ciudad de la Costa Atlántica bonaerense. Al poco tiempo de llegar a la dependencia, Alejandro Martínez falleció, por lo que dieron aviso al fiscal Pablo Gamaleri, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 descentralizada de La Costa.

Por esto, la primera autopsia develó que el hombre había fallecido, como consecuencia de una “asfixia por sofocación”, y que además sufrió numerosos golpes en distintas partes del cuerpo.

Además, un testigo que también se encontraba detenido en la comisaría, relató a los investigadores que la víctima había llegado a la seccional “un poco exaltada”, lo que generó que los policías comenzaran a “apretarlo contra el piso”, para controlarlo, informaron fuentes judiciales.

De esta manera el fiscal dispuso la aprehensión de los nueve policías bonaerenses con distintos grados de participación en el crimen de Martínez y once allanamientos, entre ellos de sus respectivos domicilios, que se concretaron en las últimas horas. 

Los policías deberán responder como autores materiales del homicidio, además de afrontar cargos por encubrimiento del hecho.