El hecho hace más de hace dos años, más precisamente en el año 2018: Hakan Aysal, un hombre de 40 años, lanzó al vacío a su esposa Semra Aysal, luego de subir a una alta montaña en Turquía. Todo para cobrar el seguro de vida que previamente había contratado para su mujer. 

Hakan invitó a su esposa embarazada de siete meses, a visitar el acantilado, en la provincia de Izmir, desde donde se sacaron algunas fotos y pasaron largo tiempo allí, hasta que el hombre pudo asegurarse, que se encontraban completamente solos en el lugar. Fue entonces que sin dudarlo, arrojó a su esposa por la pronunciada pendiente. 

Fue entonces que el hombre de 40 años, inició el proceso para cobrar el seguro de vida, de unas 400 mil libras turcas, algo así como 57 mil dólares. Sin embargo al haberse iniciado la investigación de la muerte de la mujer, se abrió una causa por presunto asesinato, y se suspendió el pago. 

"Después de tomar una foto, mi esposa guardó el teléfono en su bolso. Más tarde me pidió que le diera el teléfono. Me levanté y luego escuché a mi esposa gritar detrás de mí cuando me alejé unos pasos para sacar el teléfono de su bolso”, declaró Hakan durante el juicio. 

Mientras que los fiscales argumentaron que "planeó el asesinato de su esposa contratando primero un seguro de accidentes personales en su nombre por un monto de 400.000 liras turcas (unos 57.000 dólares) en el que era el único beneficiario."

"Se llevó a su esposa embarazada de siete meses al Valle de las Mariposas en Fethiye, donde se suponía que debían estar de vacaciones. Se sentaron allí durante aproximadamente tres horas durante las cuales el acusado esperó un momento en que no había gente alrededor”, agregaba el informe.