Casilda Ramona Benegas a sus 113 años se convirtió en la persona más longeva en ser vacunada en el país contra el coronavirus, luego de haber superado la enfermedad en diciembre del año pasado.

La mujer nació en Paraguay el 8 de abril de 1907, se casó con un argentino y en 1945 se mudaron al país, pasando por Jujuy, Corrientes y Chaco. Pero su destino la iba a llevar para Mar del Plata, luego que una fuerte inundación sacudiera su vivienda y le provocara la pérdida de todas sus pertenencias. Su hijo tomó la decisión de llevarla consigo a la ciudad de la Costa Atlántica y allí se dedicó a cuidar a sus siete nietos, para luego hacer lo mismo con sus bisnietos.

Su nieta Irene confirmó que su abuela recibió la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V y que transcurrió el día sin ninguna molestia, ni fiebre asociada al pinchazo. 

En declaraciones para la AM 750, la mujer aseguró: "La vacuna fue todo un acontecimiento. El lunes fueron las autoridades de Mar del Plata de acá de la televisión y por suerte la pudieron vacunar lo más bien. Ella no se quejó para nada y por las dudas le llevé paracetamol. La enfermera me dijo que estaba lo más bien, que no le subió fiebre, ni nada", confirmó. 

Asismismo, Irene manifestó que "el 8 de abril cumple 114 años" y que "el COVID lo tuvo en diciembre en el geriátrico porque una de las abuelas tuvo que ser internada y contagió a todos". Y agregó: "Ella lo transitó lo más bien, sin ningún tipo de problema. Se hidrataba bien, comía bien y nunca tuvo fiebre, ni dolores ni nada", aseguró Irene

En tanto, su nieta contó que hasta el momento la primera mujer más grande del mundo en recibir la vacuna reside en Barcelona y le lleva un mes de edad. "Ella ya tenía 114 cuando la vacunaron y mi abuela los cumple dentro de poco", ratificó.