El día de la muerte de Diego Armando Maradona, Mariana Copland publicó en sus redes una despedida para el astro futbolístico en la que dejó unas líneas con un trasfondo desconocido hasta hace algunos días, cuando su historia se hizo viral: "Gracias en nombre de mi mamá, de mi hija, mío. Toda mi vida voy a agradecerte. Toda mi vida voy a decirte gracias".

Semanas antes de que falleciera, la joven publicó un escrito que le da contexto a su posterior mensaje de despedida. Relata una situación en la que Diego "le salvó la vida" y que conmovió a sus hijas, Dalma y Gianinna. Fue en el año 2007, cuando ambos compartieron internación en la clínica Avril, él por sus adicciones y ella por un fuerte cuadro de depresión

A mí Maradona me salvó la vida. Cuando él llegó yo empezaba a ver que había algo más. Me ayudó a querer levantarme, jugamos al vóley, me apodó ‘lapicera veloz’ porque me la pasaba escribiendo", relató Mariana. Tras una sobredosis mal aplicada, los doctores intentaron volver medicarla pero Diego se opuso: "Se paró adelante, abrió los dos brazos, me hizo casita y dijo: ‘Con la nena no'".

Acto seguido, el ídolo discutió con los médicos y llamó a la madre de Mariana y la aconsejó: "Señora, soy Diego. La nena está bien. Sí, tranquila, pero mejor que no pase la noche acá. Vos tranquila, podría ser mi hija, tranquila. Te esperamos acá", le dijo el Diez para tranquilizarla. La joven nunca volvió a la clínica, donde podría haber sufrido grandes consecuencias, incluso la muerte, si volvían a aplicarle mal una dosis. "Maradona me salvó la vida", repitió

Data Diario on Twitter