TEMAS DE HOY:

|

Se hizo rica en Nueva York sacando piojos: "Es una mina de oro”

Viviendo en Estados Unidos, no tenía ahorros, no sabía inglés y eliminar piojos le salvó la vida. "Estuve con famosos, directores de cine y hasta visité a un ex presidente de Estados Unidos", contó
Martes, 07 de junio de 2022 a las 15 : 23

Por Redacción

Martes, 07 de junio de 2022 a las 15 : 23

A raíz de algunos problemas en diferentes países, varias personas se vieron obligadas a dejar sus casas e irse a otras naciones para buscar un mejor futuro. Este es el caso de Eliana Ortega, una joven madre soltera que llegó a Nueva York, Estados Unidos, en 2014 y pasó por varios momentos duros. Sin embargo, pudo encarrilar su vida y lograr tener un prospero negocio que nadie vio, la eliminación de piojos. Pasó de cobrar 5 dólares a 25 la hora.

Eliana es una mujer ecuatoriana, que cuando llegó al país norteamericano lo hizo con 28 años, una hija de 8 y casi nada de ahorros en sus bolsillos. "Cuando llegué aquí, me estrellé", reveló. Cuando trabajaba en su país natal estaba en una importante empresa y creyó que esto le abriría las puertas a un mejor trabajo. Pero, con el pasar de los meses, la situación se fue complicando cada vez más. "Al no saber hablar en inglés y no tener conexiones agarré todo: fui cajera, mesera, limpié baños, casas, oficinas, repartí pizzas y volantes", contó en el programa Latinos en Nueva York.

Duros momentos en Nueva York

"Tenía dos trabajos, y aún así no llegaba a fin de mes. Terminaba mi día exhausta y no me quedaba tiempo para cuidar de mi hija. Además, estaba subyugada a horarios rotativos, gritos y maltratos verbales", inició.  Luego, agregó: "Fui humillada y explotada por mis empleadores, quienes me pagaban menos del salario mínimo estipulado por la ley, y por si fuera poco, cada vez tenía menos tiempo para estar con mi hija".

¿Cómo dio con el trabajo?

Ante la desesperación de no poder llegar a fin de mes, constantemente le preguntaba a cualquier persona si conocía de algún trabajo. Fue allí cuando una conocida le dijo que había una persona que estaba buscando gente para "matar piojos". Fue a una entrevista y cuando supo lo que iban a pagarle, no lo dudó ni por un segundo: "Yo le aclaré que no sabía inglés pero que haría lo que sea". Quedó con el trabajo y allí pasó de cobrar 5 dólares por hora a 25 dólares la hora.

Eliana reveló que durante uno de sus primeros trabajos, sufrió mucho racismo por parte de una clienta con mucho dinero: "No la pasé bien pero en un momento me preguntó cuánto me pagaban. Le dije que cobraba 25 dólares por hora y me respondió: '¿Sabes cuanto pagué yo a la empresa que te mandó? 175'. Me dejó pensando". Una vez finalizada la sesión, regresó a su casa y fue directo a la computadora. "Me puse a buscar cómo hacer para montar mi negocio y encontré un curso en Florida, en el que me iban a dar los recursos para poder lograrlo".

"Después de conocer y tratar a tantas familias en toda la ciudad, supe que era hora de lograr mi objetivo de trabajar por mi cuenta", explicó. 

Foto: Eliana Ortega

Su negocio

"Yo sabía cómo se hacía el trabajo y tenía ganas, pero no tenía clientes, ni dinero, esa fue la parte más difícil. Nunca pensé que sería tan complicado poder montar mi negocio. Yo me iba a ofrecer a las escuelas, con los padres y nunca había pensado en una página web y todo eso", dijo. Finalmente, logró tener sus primeros clientes y comenzó a apuntar a la gente de más alto poder adquisitivo: "La gente rica aquí tiene un experto para todo: niñera, ama de casa, chef y pues... la que le saca los piojos a los niños".

"Descubrí que esto realmente es un imperio. Es una mina de oro. La industria de la pediculosis humana no está explotada como se debería", aseguró en su entrevista. Eliana pasó de ganar menos del mínimo, de sufrir racismo y llorar por no poder mantener a su hija, a convertirse en una empresaria exitosa en la Gran Manzana.

Las más leídas

Las más leídas

Las más leídas

Últimas noticias