TEMAS DE HOY:

|

Habló Beto, el hombre que fue estafado con billetes falsos

Beto, trabajador de toda la vida, charló con Data Diario, habló de los billetes falsos y nos contó su historia: "No tengo grandes valores monetarios, pero si personales".

Viernes, 22 de julio de 2022 a las 12 : 49

Por Franco Bottaro

Viernes, 22 de julio de 2022 a las 12 : 49
Habló Beto, el hombre que fue estafado con billetes falsos

En los últimos días se viralizó un video de un hombre cocinó locro para vender en su barrio, pero fue estafado al recibir billetes falsos. Lejos de la malicia, Beto Hernaez, el protagonista de esta historia, decidió romper los billetes y darle una enseñanza de vida a sus hijos. Esta grabación se viralizó en las redes y Data Diario quiso saber más acerca de la historia. Gracias a una charla exclusiva, Beto nos contó como reaccionó ante la estafa y por qué decidió grabarse. Además, nos contó detalles de su vida y trabajo en una historia de superación día a día.

Entrevista con Beto, el hombre que fue estafado con billetes falsos

DD: ¿Te diste cuenta en el momento que eran billetes truchos?

"No en ese momento no, me di cuenta al rato. En ese momento me molesté mucho, pero si esa persona volvía capaz le decía algo, pero capaz no. Iba a ser para problemas. Hay momentos en los que hay que callarse, porque no se puede confrontar a una persona que es necia y mucho menos si esa persona tiene malicia.

Aprendí que con los años, todo se paga y a veces es mejor ser reservado. Mirar, callar y no confrontar, no pasar por tonto. Confrontar te lleva a hacer cosas que después te arrepentís y más si te conoces, a veces es mejor no confrontar".

DD: ¿Por qué se te ocurrió grabar el video?

"Fue una ocurrencia que tuve. En realidad mi señora me dijo: "pucha, te hubieses grabado", pero fue algo espontaneo que me salió del momento. Estaban mis hijos y me salió. No tuve la intención de dar un mensaje, pero fue algo espontaneo".

DD: En el video decís que es una enseñanza para tus hijos, ¿tuviste alguna charla con ellos después?

"Mira, no tengo grandes valores monetarios, pero si personales, me los enseñaron y los aprendí. Algunos se aprenden con la vida y si uno quiere que sus hijos prosperen, uno tiene que transmitirle esos valores. Ninguno tiene el destino marcado, pero podemos elegir hasta donde llegar. Me hubiese gustado darle un poquito más a mis hijos. Le doy gracias a Dios por darme la luz, por levantarme todos los días y por moverme. Ni vos ni yo mandamos (en la vida) y trato de enseñarle buenas cosas a mis hijos.

¿Qué podía hacer con esos billetes? ¿dárselos a mis hijos y que se los cambien a unos viejitos en un quiosco? Eso no se hace. Aprendí que el mal no se paga con mal. Si haces las cosas bien, el de arriba, Dios distribuye. Rescato todo lo bueno, desecho lo malo y trato de transmitirle buenas convicciones a mis hijos. Después ellos decidirán".


DD: Vi que en el video escribías que Dios es bueno y que todo lo bueno llega ¿Sos muy creyente? También vi que unos días después ganaste un sorteo, ¿Cómo te hizo sentir eso? ¿Sentis que fue el destino o Dios, que te devolvió algo?

"Te cuento una historia que nos pasó hace poco. Estábamos tratando de terminar la losa de mi casa y esa vez, había comprado muchas cosas (comida) para vender y después pagar el trabajo. En ese momento, se me rompió el auto y tuve que cancelar a los albañiles que venían a hacer la losa para pagarlo. Más de uno me dijo: "Beto, ¿Cuántas veces nos diste una mano? ahora te vamos a dar nosotros. A las 6 am estamos ahí".

Al otro día, vinieron todos los muchachos temprano y arrancamos a hacer la losa. "Eso si muchachos, cuando levante cabeza le doy su plata a cada uno", les dijo Beto. Sin embargo, ninguno aceptó y se negaron a cobrarle. "Cuando pueda pago un costillar y vienen a casa a comer", les insistió Beto.

Ese día compre unas rifas a una persona del barrio que vendía. Le compré dos números con los últimos pesitos que tenía. A los días él me dice: "Que suerte que tenes Beto, te ganaste un costillar". Llamé a todos los muchachos y disfrutamos de un almuerzo con los números que compré. Tengo fe, tengo fe que hay un Dios que lo ve todo y que sabe lo que está bien, lo que está mal. Él te guía. Lo mío no fue karma ni suerte. Lo mío fue bendición hermano, quédate tranquilo que Dios bendice. Lo mío es vender pan casero y churros en la calle. Gracias a Dios no me falta para comer, la peleo y no me quejo".